Frases para desterrar de tu vocabulario en el trabajo

frases

Existen algunas expresiones inadecuadas para la oficina, frases que tal vez no le cuesten el puesto laboral y/o pasen inadvertidas por sus superiores pero que le crearán una mala imagen profesional y personal. Recuerde que la palabra tiene poder, una frase puede dejar una pésima impresión, y lo que es peor aún, usted será recordado inconscientemente con aquellas desafortunadas palabras por mucho tiempo.

A continuación, algunas frases que es mejor evitar en tu centro laboral:

 “No me parece”  “No es justo” “Injusticia” “Eso es favoritismo” y otras que hagan alusión al mensaje.

Aunque el uso de la expresión pueda ser justificado, no debe dejar que los demás adviertan su envidia. Use su ingenio para quejarse de alguna situación que lo incomode o no le parezca bien.

“No tengo tiempo ahora” “Estoy muy atareado con mis cosas” “Yo también tengo mis problemas” y demás relacionadas.

Estas expresiones te definen como un despreocupado, alguien individual y de carácter egoísta. Es mejor ser recordado como alguien a quién todos estiman por prestar atención y dedicarle tiempo a los problemas de los demás, lo cual beneficiará enormemente su imagen personal ante sus compañeros y jefes, esto es muy considerado para ascensos y genera confianza en su entorno.

“No hay problema”

Esta frase reduce el significado de que fue un placer ayudar y puede dar a entender que la cuestión podría haber sido un problema en otras circunstancias. Sea amable y prefiera decir “de nada” “no hay de qué”, que, aunque parecieran decir lo mismo, son expresiones más corteses y no dejan nada malo qué pensar.

“Lo intentaré” “A ver si puedo” “Haré lo posible” y demás relacionadas.

No des a pensar a los demás que existen posibilidades de un fracaso ante lo que vas a realizar, estas epresiones te muestran como una persona insegura de lo que puede llegar a hacer.

“Tal persona es floja” “El trabajo es malo” “No me gusta mucho mi trabajo” “Son explotadores” y demás parecidas.

Los insultos y el hecho de hablar mal de algo o alguien revelan falta de madurez y liderazgo, es mejor evitar agravios y expresarse con neutralidad para expresarte pro alguna inconformidad.

“Siempre se ha hecho así” “Así lo hacemos siempre” “Esta es la forma en qué trabajamos”

No reflejes una actitud inflexible ni poco interés para cambiar las cosas, mejor muestra que posees una mente abierta y presta a los cambios, y que eres capaz de adaptarte a nuevas tareas o circunstancias.

“Ya no se puede hacer nada” “Ya está hecho” “Ni modo” y de más que expresen lo mismo.

Con estas palabras transmites una actitud pesimista, perspectivas pasivas y sin esperanzas.

“Tal vez suene tonto pero…” “Con el riesgo de que me equivoque, debo decir que…” “Es muy obvio pero creo que…”

No reduzcas el impacto de lo vas a decir. Suprime de tu vocabulario cualquier frase que degrade la importancia de lo que eres o aportas.

“¿Está bien? ¿No crees? ¿Te parece bien? ¿Tú qué dices?” y demás parecidas.

No evidencies tu necesidad de aprobación.Si quieres demostrar confianza y seguridad en lo que dices, olvídate de estas palabras.

“Creo que…”

No digas que crees, simplemente dilo. Equivocarse es la mejor forma de aprender, el “creo que…” solo te muestra como un inseguro, si te equivocas, ten por seguro que esta frase no te servirá de nada y habrás preferido haber estado seguro de lo que pensabas y no haberlo manifestado con dudas.

Por último, es importante resaltar que utilizar un lenguaje que cautive, motive e inspire con claridad, confianza y credibilidad será siempre un excelente referente sobre nosotros. Muestra siempre una actitud positiva y no tendrás problema alguno en eliminar estas expresiones de tu vocabulario cotidiano.

¿Conoces alguna otra frase que nunca deba decirse en el trabajo?

Vía: publimetro.pe, finanzaspersonales.com.co

Compartir en redes sociales: