Estrategias empresariales: El mejor socio para tu empresa

9 noviembre, 2012 3:00 PM
comentarios
Compartir

Los emprendedores saben que quien tiene un buen socio tiene un tesoro. Por este motivo, en la búsqueda del más adecuado conviene no dejarse arrastrar por la pasión y el entusiasmo inicial que supone la puesta en marcha de un negocio.

Por ese motivo, se debe conocer a fondo su escala de valores, si realmente su aportación complementa la empresa y su opinión merece respeto son algunas de las pistas para descubrir al socio idóneo para sacar tu empresa adelante y mantenerla a flote.

Es recomendable que no trates de buscar una persona afín, con la que compartas gustos y opiniones. De poco te servirá cuando te enfrentes a un problema y compartías el mismo punto de vista. Eso puede hacer fracasar la relación.

Además, existen 2 factores que pueden fortalecer y dividir una buena alianza entre dos socios: Su capacidad financiera y el conocimiento del negocio. Si se dan las 2 variables el tándem es perfecto. Sin embargo, en el caso de un socio capitalista que desconoce el sector, lo adecuado es que se establezcan las bases de la relación desde los inicios.

En este caso, una opción es dejarle al margen de la marcha diaria del negocio e informarle de la evolución en el consejo. El financiero no participa en la selección y gestión del personal, pero recibe una parte de los beneficios según lo invertido.

El mejor socio es el que no se tiene, el que no es necesario: Por esta razón es clave valorar si realmente es imprescindible para conseguir los objetivos del negocio. Que comparta las mismas expectativas, se implique a partes iguales y que la relación se base en la confianza es fundamental. Cuidado con la falta de ética que, en el caso de patentes, puede dar al traste con el futuro de la compañía.

En cualquier caso, firmar un acuerdo que siente las bases legales de la relación y contemple la disolución de la sociedad es imprescindible, más aún si se trata de una empresa familiar. El plano personal debe quedar siempre al margen. Puede suponer un lastre para el futuro de la empresa. Una buena relación ajena al negocio es un espejismo inicial que, en ocasiones, se puede volver en contra.

A menudo lo mejor para acertar con un socio es llevar a cabo un proceso de selección similar al que se utiliza para contratar un profesional”. Sin embargo, no tiene tan claro que este proceso garantice el éxito de la relación. Lo más eficaz es detectar las habilidades y que cada cual se centre en aquello que mejor hace. Eso es lo más productivo, aunque a veces no tenga nada que ver con lo que realmente te gustaría hacer.

Fuente: Expansión

Compartir


Escribe un comentario

.
 

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Recibe los últimos artículos de Pymex en tu correo electrónico.

//Banner fondo//