Empresario de Algeria solicita frijol castilla

black-eyed-beans

El Sr. Hacini Abdelkader, empresario Algeriano, se encuentra buscando un proveedor de Frijol Castilla, siendo el destino Algeria, país ubicado en el medio oriente.

Solicita el precio de un contenedor de 20 pies completo. Los frijoles deben estar en bolsas de 25kg y 6.2mm. Incluir el C&F al puerto de Algeria

Nombre de contacto: hacini Abdelkader

Empresa: Eurl el Baranis import/Export

Dirección: Hai Kaznaf gue de constantine, Algiers, Algeria

Destino: Algeria

Skype: saoudi420

Email: ets_hacini@yahoo.fr

Frijol Castilla

El frijol castilla es una planta herbácea, anual, trepadora. Sus hojas están compuestas por tres foliolos de forma ovalada o romboide, algunas veces cubiertos de vellosidades. Las plantas de hábito trepador tienen tallos volubles y zarcillos formados por la modificación de foliolos terminales. Tiene flores asimétricas de color blanco amarillento y su fruto es una legumbre de color variable, con 3-12 semillas en su interior. Estas semillas son muy parecidas a las del frijol americano, pero tienen una mancha negra en la parte central.

El frijol castilla requier una temporada cálida para la germinación y buen drenaje, pero tolera suelos pobres en nutrientes y elevadas condiciones de acidez, así como regímenes de lluvias inferiores a los 300 mm anuales. Resistente a la sombra, se planta en parcelas compartidas con gramíneas, como el maíz o el sorgo, u otros cultivos como el algodón y la caña de azúcar. Como cultivo de rotación tiene la ventaja de ayudar a fijar el nitrógeno al suelo, mejorando su rendimiento.

El frijol castilla prefiere suelos sueltos y no calizos o pesados como los arcillosos y exposiciones soleadas. Dependiendo del clima, se plantan a mediados de la primavera o cuando ya no exista riesgo de heladas. Necesitan un aporte de abono mineral, sobre todo potasio y fósforo. En sus raíces existen nódulos formados por bacterias simbióticas del género Rhizobium, que les permiten fijar el nitrógeno atmosférico.

Son muy sensibles al frío, la excesiva humedad y los vientos. Pueden sufrir ataques fúngicos, como el mildiu o el oidio e insectiles, como la mosca blanca.

El f

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion