10 consejos para empezar un negocio con amigos

empresa-con-amigos

Cuando se pone un negocio con amigos nos arriesgamos a perder el lazo afectivo, ya que la gestión de una empresa puede ser todo un reto que en muchos casos no se logra sobrellevar de la mejor manera. Hay pros y contras con relación a este tipo de equipos, para no caer en discusiones innecesarias es mejor prepararse con anticipación y conocer las fortalezas y debilidades de cada uno.

  1. Comprometerse a comunicarse desde el inicio

El eje central del trabajo en equipo es la comunicación, puede que todos tengan el mismo ímpetu y pasión por la tarea, pero no todos compartirán en algún momento las mismas perspectivas en relación a la toma de decisiones. Con anticipación hay que comprometerse a comunicarse abiertamente, ya que en los momentos difíciles en vez de discutir se necesita llegar a acuerdos, en donde todos compartan sus inquietudes de manera honesta y respetuosa.

  1. Específicos a la hora de definir cargos y responsabilidades

Si bien es cierto las empresas cambian y también las funciones de sus integrantes, es necesario que para empezar el trabajo se esclarezcan los cargos específicos. Una vez que aparezcan nuevas labores a lo largo del camino se tiene que volver a hablar, es importante establecer tareas ya que una empresa con responsabilidades “al aire” puede correr el riesgo de sufrir resultados desfavorables.

  1. Las relaciones son importantes, pero el negocio es lo primero

Al montar un negocio con amigos se corren riesgos, ya que cualquier roce o pelea puede perjudicar el lazo afectivo. En una empresa todos los colaboradores deben ser conscientes de que en la gestión no prima la amistad, sino el crecimiento de la empresa.

  1. Establecer pautas de trabajo

El trabajo en grupo no se trata de una salida divertida, un momento ameno para charlar, contar las inquietudes o una sesión de videojuegos, cuando se trabaja con amigos es mejor establecer pautas, el confiarse y no puntualizar reglas fijas es contraproducente para el alcance de objetivos. Con un plan de labores específico se mejora la eficiencia y se reduce los posibles conflictos.

  1. Ajustar la empresa al marco legal y en base a la formalidad

Para evitar posibles desencuentros o sorpresas inesperadas es mejor ajustar la empresa según el marco legal, estableciendo claramente los derechos de cada socio. A veces debido a la amistad se establece la empresa de una forma diferente, es preferible mantenerse a la realidad lo más cerca posible.

  1. Revisar de manera regular la visión y plan de cada miembro

Cuando se empieza un negocio con amigos todos comparten la misma visión, pero a lo largo del camino pueden surgir problemas que quiten ese ímpetu. Las reuniones anuales o mensuales de planeamiento ayudan a revisar el rumbo de la empresa y las visiones de cada colaborador.

  1. Dejar espacio a la amistad, lejos del trabajo

No todo se trata de trabajo, hay que dejar espacios fuera del centro laboral para seguir fortaleciendo la amistad. Establecer encuentros fuera de la oficina, en donde se hable de temas diferentes y se vuelva a las diversiones de antaño.

  1. No descargar en el negocio conflictos familiares o de amigos

Establecer un negocio con amigos trae ciertas ventajas en la comunicación, sin embargo cuando se trata de trabajo la confianza debe ser regulada, hay ciertos temas que deben ser conversados fuera de la oficina, ya que podrían ir en contra de la productividad.

  1. Crear un punto de equilibrio

Si dos amigos forman un negocio y los dos ocupan puestos estratégicos o cargos que tomen decisiones importantes, es mejor encontrar a un tercero que sea el regulador y equilibre estas opiniones.

  1. Analiza a tus socios

Para crear un equipo exitoso hay que poner en práctica los principios básicos de toda relación: compatibilidad de intereses, flexibilidad y honestidad.

Vía: cnnexpansión, buenos negocios y profesionales.cl

Foto: el empresario.mx

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion