3 ideas para escribir buenos libros

Como-inspirarse-para-escribir

Encontrar un buen tema para un libro no sólo es para lograr captar la atención de los lectores, sino que también es de gran ayuda al autor.

Por ello hay ciertas ideas para escribir buenos libros y, de alguna forma, será de gran ayuda para encontrar la motivación para sentarte, inspirarse y terminar la obra.

En este sentido, hay 3 claves para generar buenas ideas para escribir un libro solamente con responder a las siguientes preguntas: ¿Qué tema tratar?, ¿qué es lo que quiere la gente? ¿qué es lo que más se desea escribir?

Suscríbete a nuestro boletín informativo




La mayoría de autores consagrados afirman que lo más importante es estar inspirado para escribir. Es decir, escribir libros que tocarán corazones.

Encontrar temas

Hay que pensar desde el comienzo : ¿cuál es el propósito de mi libro? En ocasiones, se tiene ya claro el tema que se quiere tratar, pero a veces, incluso teniendo el tema ya marcado, falta ver la forma cómo enfocarlo o qué historia contar con el tema escogido. ¿Qué podemos hacer entonces?

Existen algunos consejos para resolver este detalle. Por ejemplo, se puede hacer una lista que son útiles para casi todo y para escribir no es la excepción. Por ejemplo, si se va a escribir un libro sobre la violencia, una buena manera de encontrar ideas es escribir una lista de aquellas situaciones que has relacionado con ese tema.

Hay que escribirlas sin pensar, una tras otra, sin censurarse y de forma automática. Cuando se termine, leerlas con calma y seguramente surgirá una buena idea para empezar a escribir el libro.

Otra manera de elaborar una lista sobre un tema es anotar todos los aspectos que nos gustaría que el lector lo lea. Por ejemplo, si queremos desarrollar el tema sobre la violencia, es importante apuntar cada una de las partes de las que se quiere hablar. Luego hay que pensar cómo estructurarlo y desarrollarlo, pero primero se tiene que saber bien qué se desea contar.

Otra manera de encarar un tema es con la analogía. Por ejemplo, se puede intentar explicar la visión sobre la violencia a través de una pelea de leones reclamando su territorio en el Sahara. La idea es buscar un ejemplo con el que se pueda encontrar mejor paralelismo y empezar a estructurar la obra a partir de él.

Descubrir lo que la gente quiere

Un detalle muy importante es conocer a la audiencia antes de escribir un libro, con el objeto de lograr que la obra sea organizada, fluida y atrayente para el lector.

Por ello, ya en el escritorio, se debe escribir primero el perfil de la audiencia incluyendo sus mayores intereses, sus géneros, en qué gastan su dinero, su conocimiento de internet, qué libros les interesan y qué necesitan.

Entonces, también influye el tema que se haya elegido para que cautive a la audiencia o ellos no comprarán la obra. En fin hay ciertas preguntas que resolver ¿qué audiencia se desea tener? ¿qué tipo de personas invertirán su dinero para comprar el libro?¿qué edad tienen sus potenciales lectores? ¿son hombres? ¿son empresarios?

Si el libro es un producto comercial depende de la publicidad, la distribución y el precio para su éxito en las ventas. En muchos casos, la mayoría de la gente no elige mucho las obras por leer, ni tiene tiempo ni conocimientos comprando aquello que ha visto en la televisión, leído en los periódicos o simplemente oído hablar.

Actualmente, con la llegada de los libros electrónicos, los llamados e books, los que se tiene al alcance de un solo click de la computadora, los libros tienen que ser productos fáciles de digerir, que no aburran al lector ocasional. Un detalle a tomar en cuenta a la hora de buscar los temas para escribir un libro.

Que sea interesante e inspirador

La clave es escribir sobre todo aquello que sea interesante para uno mismo, en primer lugar y asegurarse también que sea algo que interesará en los próximos años. Por ello el escritor novato podrá estructurar mucho mejor su obra si tiene la mayor cantidad de información y desea conocer más acerca del tema.

Y es que cada escritor es un mundo y debe organizarse como mejor le resulte. Hay quienes necesitan de una planificación exhaustiva de todo lo que escribirá, pero hay otros a quienes le basta con un breve esquema y estructura.

La meta es que se publique una obra que pueda interesar a la gente, pero hay muchas veces que hacen lo contrario, ya que escriben según sus gustos y su propia percepción. De tal forma, normalmente los escritores buscan dar a conocer su creación sin ninguna consideración a los intereses de sus potenciales lectores.

Lo que sí se recomienda es que al menos se considere la estructura de la obra, aunque sea a modo de esquema, por lo que conviene planificarlo de antemano el cual, generalmente, se divide en introducción, desarrollo y cierre que son la base cada una de sus partes.

Por último, pero no menos importante, ¿qué tan inspirado está uno para escribir?

Sin duda que las musas no siempre acompañan a los escritores por lo que las ideas no vienen por arte de magia. Y si se necesita buscar la inspiración se debe encontrar un buen lugar de escritura, ya sea en el escritorio de la casa, frente al teclado del ordenador, en la terraza, el sótano, etc. Lo ideal es encontrar el lugar en el que uno se sienta más a gusto.

Otro detalle a considerar es apuntar todo lo que a uno le viene a la mente, ya sea en la cama, a punto de dormir, en el parque, en la ducha; cualquier lugar y ocasión puede resultar importante en se momento y que si se deja pasar el tiempo uno puede olvidarlo.

En tu caso, ¿alguna vez intentaste escribir algo? ¿cómo encontraste la inspiración?

Vía: wakeupcloud
Foto: grupoeditoresvenezuela

comments

Autor entrada: @Equipo Pymex M

Deja un comentario