5 formas de sabotaje que se autoinflige el emprendedor

Te preocupas de tu competencia o de los cambios que pueden sacudir tu mercado, sin embargo, no te percatas que tú mismo te estas convirtiendo en tu peor enemigo. Sí, en muchas ocasiones es el propio emprendedor el que se pone piedras en el camino, por algo que es conocido como el “terror al éxito”. Deseamos el éxito, pero una vez que lo tenemos cerca o lo hemos conseguido, sentimos un miedo infundado y casi sin percatarnos, instalamos obstáculos en nuestra vida para volver al estado de pobreza financiera y mental en el que vivíamos.

No todo está perdido en esta lucha contra nosotros mismos, hay que reconocer las formas de autosabotaje que construye nuestro cerebro e idear fórmulas para combatirlas:

La programación negativa

  • ¿Qué es?

Para un emprendedor es inevitable actuar en base a lo aprendido durante la niñez. Lamentablemente, en la mayoría de los casos, nos programan para tener miedo y no tener la suficiente capacidad para tomar en nuestras manos el rumbo de nuestras vidas.

  • ¿Cómo enfrentarla?

Es hora de la reflexión. Emprendedor, rompe con los axiomas creados durante tu niñez. Toma conciencia que has vivido en una gran mentira. Identifica cuáles son esas ideas o pensamientos que están minando tu éxito. Un reseteo mental no es malo, después de todo.

La procrastinación

  • ¿Qué es?

En el terreno psicológico, la procrastinación es conocida como la “parálisis del análisis”. Esta situación de inamovilidad ocurre cuando el emprendedor se enfrenta a una tarea que parece muy complicada, o que requiere demasiado esfuerzo de su parte.

  • ¿Cómo enfrentarla?

Recetas contra la procrastinación hay tantas como fármacos en una botica. La más utilizada (y la que ofrece resultados tangibles) es dividir esa tarea complicada en partes pequeñísimas, hasta que todo parezca un cúmulo de acciones fáciles de realizar.

La burbuja

  • ¿Qué es?

En el común de los casos, el emprendedor teme la crítica (esperamos que no sea tu caso). Por ello, buscan colaboradores que no se opongan a sus ideas, es decir, los típicos “sí señor”. El problemas es que los “sí señor” no permiten al emprendedor continuar creciendo, por el contrario, lo mantienen en un estado de confort altamente nocivo.

  • ¿Cómo enfrentarla?

Ábrete al mundo. Busca colaboradores que no les importe tu aprobación. Intégrate a otros grupos y conoce gente que no teman decirte tus verdades en tu cara.

El impostor

  • ¿Qué es?

Ésta es la situación que afronta un emprendedor que recién ha alcanzado el éxito. Comienza a sentir que el éxito no ha sido mérito suyo, y que es mera cuestión de suerte el que haya logrado el éxito. Es más, el emprendedor comienza a considerar que su éxito será efímero y que es mejor guardar perfil bajo.

  • ¿Cómo enfrentarlo?

Emprendedor, cada día debes pararte frente al espejo y preguntarte “¿quién soy?”. Tanto los éxitos como los fracasos son productos de lo que tú has cosechado. Si tienes éxito, disfrútalo, y demuéstrale al mundo que eres un ganador.

El jugar a lo seguro

  • ¿Qué es?

Cuando el emprendedor adquiere las costumbres de un empleado es en extremo peligroso. Jugar a lo seguro puede parecer razonable en el corto plazo, sin embargo, a largo plazo, jugar a lo seguro es contraproducente en los resultados del negocio, ya que existirán otros emprendedores que sí tomen los riesgos que el emprendedor timorato no ha querido hacer suyos.

  • ¿Cómo enfrentarlo?

No te pedimos que te vayas directamente a la bolsa de valores, para que saborees el riesgo. Comienza con pequeños riesgos calculados. No vivas una vida apática, encerrado entre lo que te dicen tu asesor bancario y tu contador. Desata tus sueños y vive el éxito plenamente.

Vía: forbes.com
Foto. milagroscotidianos.org

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion