6 sugerencias que te ayudarán a tener una librería exitosa

libreria-innovadora

Es uno de los negocios clásicos y que siempre tiene acogida por parte de los estudiantes. Si eres amante de la lectura, deberías considerar seriamente crear tu propia librería. No es un trabajo sencillo. No todo se reduce  a tener los libros más solicitados en nuestros estantes, sino también en saber atraer a más lectores a través de un buen plan de marketing. En eso caen muchos libreros. Saben de libros, pero no de administración de pequeños negocios. Ojo a ese detalle.

Si tienes en mente abrir tu librería, te sugerimos que tomes en cuenta estas recomendaciones:

  1. El tipo de librería

Antes de sacar los permisos correspondientes y de seleccionar el local, piensa en el tipo de librería que quieres tener. ¿Una librería para amantes de la literatura de ficción? ¿Especializado en temas preuniversitarios? ¿O, quizás de libros de medicina? Es bueno que te especialices, pues ya existen una buena cantidad de librerías (tanto de cadena como las de los pequeños empresarios) que mezclan los libros como si de una sopa de letras se tratara.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. La imagen de tu librería

¿Ya sabes qué tipo de libros vas a vender? OK. Ahora viene la segunda fase. Tendrás que elegir un logo y nombre llamativos, que reflejen el espíritu de tu librería. Quizás puedas escoger algún título resaltante de los libros que tienes a la mano. Pero, no solo eso. La tienda tiene que reflejar ese mismo espíritu. ¿Un diseño clásico, con aparadores y paredes blancas que inviten a la reflexión? ¿O paredes con graffitis para darle un toque suburbano y contracultural?

  1. El material de venta

¿Solo venderás libros nuevos? Mala idea. Ve en busca de todos los públicos a tu disposición. Así como hay clientes que pueden pagar por un libro, habrá otros que no lo podrán hacer. Contacta con las editoriales para que refresquen tu librería con títulos nuevos, pero a la vez, ofrece la posibilidad a tus clientes de venta y compra, o intercambio, de libros usados (siempre que pertenezcan a la línea seguida por tu librería). Ah, y no te olvides de las revistas. Por ejemplo, si tienes una librería dedicada a la arquitectura, hay numerosos títulos de revistas, tanto en español como en inglés, que puedes ofertar en tu librería.

  1. Los puntos de lectura

Que incómodo resulta visitar una librería de cadena, y no tener un lugar donde sentarse a darle una ojeada  a los libros. Si tienes el espacio suficiente, instala unas sillas y mesas para que tus clientes puedan degustar de los libros por unos minutos. Ya no solo te limitarás a vender libros o revistas, estarás ofertando una experiencia de compra.

  1. El personal

Esta recomendación va para ti, si eres el que único que atiende en la librería, o para tu personal, si es que decides contratar a personas foráneas: conoce la librería al dedillo. No se trata que seas un erudito en literatura francesa o británica. Pero sí que tengas un panorama general de los libros que vendes. La ventaja de una pequeña librería respecto a una de cadena es que siempre hay una persona en atención que está dispuesta a darnos algunas sugerencias sobre libros o autores. Intenta que tus colaboradores tengan la misma pasión por la lectura que tú. Hasta podrías darles unos minutos de su horario cotidiano para que revisen algunos títulos de la librería.

  1. El plan de marketing

No te limites a la librería. Crea una tienda virtual, y coloca avisos de libros recién adquiridos en Facebook y Twitter. Ofrece descuentos de algunos títulos por temporada. Si ya tienes algunos clientes rutinarios, ofréceles cupones para que puedan obtener libros gratis (digamos que por cada 5 cupones puedan recibir un título sin tener que pagar nada). Invita a autores a que presenten sus obras en tu librería, y departan con algunos lectores.

Vía: ehowenespanol.com

Foto: espanolchina.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario