Aumenta tu productividad de manera efectiva con la técnica Pomodoro

pomodoro

pomodoro

La productividad es primordial en cada momento de nuestras vidas, sea para el estudio, el trabajo o cualquier cosa que hagamos. La gran pregunta siempre es ¿Qué es la productividad y cómo la mejoramos? La respuesta es muy sencilla.

La productividad se mide en el tiempo que nos demoremos en realizar una tarea de manera adecuada, es decir, trabajar mejor en menos tiempo. Existen múltiples métodos para mejorar esta cualidad tan buscada, así como artefactos y aplicaciones que buscan entregarnos la misma recompensa.

A continuación les presentamos una técnica simple para aumentar nuestra productividad, la técnica Pomodoro.

¿Qué es Pomodoro?

Pomodoro es una técnica para el aumento de la productividad basada en ciclos de trabajo de 25 minutos seguidos de un descanso corto de 5 minutos; cada ciclo es llamado “pomodoro“. Luego de haber realizado cuatro “pomodoros“, tenemos un descanso más extenso -entre 15 y 30 minutos- para permitir que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo. Uno puede pensar “¿qué puedo hacer en 25 minutos? no voy a terminar nada”, pero el principio del Pomodoro es que nuestro cerebro está en perfecta capacidad productiva durante los primeros 25 minutos de cualquier tarea realizada y ese corto descanso hace que nuestra mente se desconecte por completo y tome el nuevo ciclo como algo nuevo.

¿Cómo funciona?

Primero que nada, debemos tener bien definida la tarea que realizaremos. Una vez que esto esté listo, empezamos con el primer ciclo. Para mantener el tiempo se puede usar cualquier cronómetro y lo programamos para que cuente 25 minutos (en internet se pueden encontrar páginas dedicadas a este servicio de manera gratuita). Cuando comencemos con el ciclo, nada puede interrumpirnos; si alguien nos llama por teléfono, o no contestamos o le pedimos devolverle la llamada, la idea es tener toda nuestra concentración en lo que estamos haciendo. Una vez que suena el cronómetro, debemos dejar todo inmediatamente hasta que el descanso se termine; se recomienda atender toda interrupción que hubo en el “pomodoro” en este tiempo. Cuando terminemos el cuarto “pomodoro“, el descanso se prolonga entre 15 y 30 minutos para evitar la fatiga mental.

¿Cómo mejora mi productividad?

Si bien al comienzo es difícil manejar tiempo tan cortos de trabajo, esta técnica nos enseña a desmenuzar una labor extensa en pequeñas etapas y, al tener absoluta concentración en lo que hacemos, obtenemos un resultado de mejor calidad sin acumular gran cansancio físico y/o mental. Por otro lado, nuestra productividad se incrementa porque trabajar 25 minutos no suena tan arduo como 1 hora o más.

¿Qué te parece esta técnica? ¿La pondrías a prueba? Cuéntanos en los comentarios.

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion