Errores de un emprendimiento online

Aquí te dejamos algunos errores que cometen los emprendedores a la hora de abrir un negocio online. Recuerda no empieces demasiadas cosas a la vez, cuantifica los gastos, define las fuentes de ingresos y elige un sistema de pago seguro.

– Tener prisa: Este tipo de negocios, en la mayoría de ocasiones, absorben mucho dinero antes de empezar a devolver algo de beneficios. Así que hay que ser pacientes y ajustar mucho los costos.

– Hay mucho romanticismo. Quieren emular la parte bucólica del gran negocio que se crea en un garaje y luego se vende a los grandes. Y cuando se dan cuenta de que tienen que trabajar 14 horas al día y que los clientes no llegan, desisten”.

Identificar las puntocom con un ente diferente a la empresa es un error, porque en realidad sólo varía el canal, pero el modo de funcionamiento tiene que ser igual y no podemos olvidar que ahora cualquier empresa tradicional va a usar las mismas herramientas online.

– Emprendedor en serie: Un error habitual del emprendedor online es que sacan empresas o ideas de negocio como churros. Hoy crean un negocio de compraventa de pisos, mañana de alquiler de habitaciones y pasado, de decoración.

No debes empezar demasiadas cosas: hay que centrarse en un proyecto y terminarlo, evita la dispersión de energía. Debes adaptar tu modelo a tu oferta, ya que no todo se vende de la misma manera ni atrae al mismo público.

– Síndrome de ‘único en el mundo’: “Los emprendedores online suelen ser muy habituales de las redes sociales, se aferran al concepto de “mi idea” que han obtenido normalmente de fuentes de RSS, navegando en esas redes o demás fuentes que están al alcance de cualquiera.

No se dan cuenta de que en Internet, al mismo tiempo que tú estás teniendo una idea seguramente habrá otras 2.000 personas a los que se les ha ocurrido”, recuerda Emilio Márquez (Networking Activo). De esta manera, se lanzan sin haberla madurado, con lo cual son negocios con barreras de entrada muy bajas y fácilmente copiables.

Estudia muy bien cuál puede ser tu valor añadido. Moléstate en hacer un estudio de mercado en la propia web y analiza dónde puedes diferenciarte para reducir los riesgos de réplica. Trabaja tu idea, tu oferta y tu público y especialízate.

– Ya facturaré: Otro error típico de las los emprendimientos en línea es no establecer claramente cómo van a cobrar. Arrancan sin tener claro a quién van a cobrar: si al usuario, al intermediario, al proveedor o al inversor. Es habitual empezar cobrando al inversor y luego a la publicidad para acabar con el usuario. Pero eso puede provocar vacíos de ingresos muy largos en el tiempo. Y tiene consecuencias.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion