¿Cómo mantener sana la relación con tu socio?

relacion-de-socios

No sé si resulta una impresión personal, pero cada vez veo más empresas que desaparecen, no por malos resultados económicos, sino por discrepancias entre los socios fundadores. Y es que en realidad, una sociedad empresarial es tan o más difícil de mantener que una sociedad conyugal. ¿Cómo te llevas con tu socio? Uhmmm, ya veo que no tan bien. ¿Sabes algo? Piensa en esto: tienes la suerte de que alguien te acompañe en tu sueño empresarial. Trata de mantener la unión con tu socio a través de estos sencillos tipos:

  1. Enfóquense en sus tareas

Es importante que desde el primer día de labores, tanto tú como tu socio delimiten sus labores dentro de la nueva empresa. ¿Qué es lo que mejor sabes hacer tú? ¿Cuál es el campo que domina tu socio? Por favor, no te entrometas en la tarea asignada a  tu socio. Igual tú, sé responsable con la parte del trabajado asignada.

  1. Discutan las ideas trascendentales de la empresa

No hay nada de malo en mostrarse en desacuerdo con respecto a lo que sugiere tu socio. Es más, considero que es una política sana y constructiva para la empresa. Pero eso sí, si existe alguna discrepancia en materia empresarial, nunca, pero nunca, se lo tomen a nivel personal. Todo debe de quedar ahí, en la esfera del negocio, y deben hallar la forma de encontrar una respuesta consensuada.

  1. Trabajen juntos

¿Acaso no es una contradicción con el tip #1? No, y ahora te diré el porqué. Si bien ambos deben delimitar su esfera de trabajo, también deben tener espacios en los que deban trabajar necesariamente juntos. ¿Cómo cuáles por ejemplo? Las tareas que tengan que ver con el motor del negocio deben estar en manos de ambos socios. La razón es sencilla, dos cabezas piensan mejor que una.

  1. Construyan confianza

No se queden en el papel de socios. Sino al final terminarán peleados porque uno considerará que su trabajo vale más que el del otro. Conversen sobre temas personales durante sus horas de trabajo. Permite que tu familia y amigos conozcan a tu socio, e igualmente, visita a los familiares y amigos de tu compañero. Salgan a comer, a alguna actividad deportiva los fines de semana, o incluso, a divertirse. Esa confianza que generan en la calle, luego la trasladarán a la oficina.

  1. Hablen sobre la economía del negocio

El hecho de que conversen sobre temas personales no implica que olviden el factor principal por el que se crea todo negocio: el lado económico. ¿Es momento de economizar o de invertir en la empresa? ¿Tú o tu socio consideran necesarios algunos ajustes para mantener el negocio a flote? Y un aspecto altamente controversial como el tema de los ingresos o salarios de cada socio también debe ser conversado en extenso. Hasta podrían ir juntos a visitar a un especialista financiero para que les dé orientación sobre este aspecto tan vital para cualquier empresa.

¿Tienes o has tenido algún socio en tu empresa? ¿Te llevabas bien con él o no te quedaba otra que soportarlo?

Vía: killerstartups.com

Foto: gananci.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.