Cómo ser el empleado que todas las empresas quieren tener

consejos-para-ser-mas-productivo

Los cambios son una constante en las organizaciones y por ende un empleado está sujeto a ellos, de lo contrario no encajará en los modelos actuales requeridos. Los jefes buscan colaboradores con capacidad de aprender rápido, con iniciativa para resolver problemas, que sepan comunicarse, que se adapten al trabajo en equipo y sobre todo que tengan actitud.

Los expertos recomiendan a los empleados optimizar algunas características:

–          Conseguir el equilibrio entre la vida laboral y personal

Un empleado que quiere destacar en su empresa tiene que saber manejar su vida familiar y laboral, el equilibrio es fundamental para no perjudicar ambos ámbitos. Un colaborador capaz de lograr esto es alguien que ayuda en la productividad del equipo.

–          Saber trabajar en equipo

Saber trabajar en equipo es una característica necesaria para todo jefe, un empleado que esté dispuesto a convivir con respeto y cordialidad con los demás es un candidato ideal para toda empresa. Los mejores ambientes de trabajo son los que tienen compañeros solidarios y que complementan sus conocimientos de forma correcta.

–          Iniciativa propia

No esperar a que los jefes digan que hacer, los empleados con iniciativa propia adelantan las tareas y buscan nuevas soluciones para mejorar el trabajo. Un buen empleado propone y no hace falta que le recuerden sus responsabilidades, está informado en todo momento de la situación de los proyectos.

–          Actualizado 

Un empleado actualizado es capaz de brindar nuevas ideas y óptimas gestiones a las empresas, los profesionales tienen que aprovechar los cursos de especialización y las capacitaciones para ampliar sus conocimientos. Querer seguir aprendiendo demuestra el interés de un trabajador por crecer en el ámbito profesional, una característica apreciable para todos los reclutadores.

–          Responsabilidad

Que un jefe sepa que tiene un empleado en el que puede confiar y delegar tareas es importante, esto demuestra el nivel de responsabilidad de un colaborador para con su empresa.

–          Nivel de compromiso

Un trabajador comprometido hace como suyos los objetivos y visión de la empresa, no solo se trata de cobrar el sueldo de fin de mes y cumplir, sino de encontrar las formas para ayudar a crecer a la compañía.

–          Cumplir con las tareas delegadas

No basta con solo hacerlo, hay que hacer las tareas encomendadas bien. No sirve ser un empleado con buena actitud y el más querido por los demás, si el trabajo está incompleto o no cumple con las expectativas.

Cumplir con la tarea es la función de todo buen empleado, es lo más importante.

–          No tener aires de superioridad

Es cierto que todo profesional busca crecer y mejorar su posición, sin embargo orientar la actividad laboral solo para ascender es un rotundo error. Los reconocimientos vendrán si tu trabajo es bueno, un buen trabajador tiene la obligación de desempeñar su función y que esta labor ayude en el progreso de la empresa.

–          Ser uno mismo

No hay que tener miedo de expresarse, eso sí sin pasar los límites del respeto, si se dice de manera educada esas ideas pueden servir para el crecimiento del proyecto.

–          Organizado

Tener como característica la organización, alguien que sea capaz de ordenar las cosas y entregar el trabajo a tiempo es lo ideal para todo jefe.

–          Puntualidad

La impuntualidad demuestra la irresponsabilidad de un empleado, el que llegues tarde de forma constante es una característica que molesta al jefe.

–          Capacidad de escuchar

Hay que saber escuchar y tomar por el lado positivo cada una de las ideas que vengan, para sacar adelante los proyectos hay que tomar en cuenta cada opinión para mejorar.

–          Hacer feedback

Un buen empleado es capaz de dar ideas y opiniones, los jefes están abiertos a escuchar nuevas recomendaciones, mientras más capacitado y comprometido se muestre con la empresa obtendrá mayor reconocimiento.

–          Autocontrol

Con la suficientemente inteligencia emocional para manejar el estrés y los conflictos que puedan surgir en un equipo de trabajo. Es una característica que ayuda a escuchar y tomar de forma positiva lo que dicen los demás, lo último que se quiere es alguien que incentive a incrementar los problemas.

–          Honestidad y cordialidad

Una persona que por más que no comparta las mismas opiniones trate con cordialidad a todos, porque sabe que para mejorar la productividad se necesita de un ambiente adecuado. Manéjate en la empresa con sinceridad y transparencia para ganarte el reconocimiento de jefes y colegas.

Siempre es confortable trabajar es un espacio en donde te sientas a gusto, que tener que acudir a un lugar lleno de conflictos. Las buenas relaciones con los compañeros pueden crean grandes equipos humanos.

–          Alguien que evite las distracciones

Es bueno darse un tiempo durante el trabajo para despejar la mente, sin embargo distraerse continuamente e incumplir con las tareas encomendadas puede convertirse en un dolor de cabeza para el jefe.

–          Ser proactivo

Alguien eficiente no espera sentado a que le den el trabajo, lo busca, se interesa por los proyectos, trabaja con entusiasmo y aporta ideas para brindar soluciones.

–          Dispuesto a aprender nuevas cosas

Un empleado eficiente no se hace problemas si cambian los procesos en la empresa, más bien lo toma con un reto y se preocupa por aprender a resolverlos.

–          Comunicador

No se trata de ser un orador eficiente, sino alguien que comunica sus ideas, aporta ayuda, intenta aprender nuevas cosas con respecto al trabajo y ante cualquier conflicto sabe comunicarse correctamente.

–          Alguien que aprenda de la crítica

Son valiosas ideas que te harán saber qué esperan los demás de ti. Si tu jefe o colegas te critican de una forma negativa mantén la calma, el diálogo calmado solucionará el conflicto.

La crítica constructiva sirve para mejorar como persona y optimizar los proyectos que tengas en mente.

–          Alguien dispuesto a ayudar

Un buen empleado no escatima esfuerzos por ayudar a los demás, no teme en utilizar su tiempo para compartir sus conocimientos y así mejorar la productividad.

–          Colaborador de equipo

Los empleados eficaces están dispuestos a trabajar en equipo, compartir conocimientos con los demás y trabajar horas extras con el fin de completar un proyecto.

Vía:trabajo.practicopedia y negocios.uncomo

Foto: iusacellenlace

Deja un comentario