12 mitos sobre emprendimiento y nuevos empresarios

Pequeño empresario

Estos son 12 mitos o errores frecuentes en la percepción de la gente sobre el emprendimiento y los nuevos empresarios.

– Solo se necesita intuición para los negocios: La intuición solo es el punto de partida. El empresario tiene que conocer y analizar con detalle su entorno para no dar pasos en falso.  De ahí la importancia de capacitarse.

Los empresarios nacen, no se hacen.  No hay una demostración científica que la iniciativa empresarial tenga una raíz  en nuestros genes.  El ser empresario implica también un conjunto de atributos y conocimientos que son adquiridos y aprendidos.

Para ser empresario, se tiene que estudiar administración o carreras afines. Un artista u cualquier otro profesional con una adecuada asesoría y formación básica sobre la marcha de los negocios puede llevar adelante un emprendimiento. El haber estudiado una carrera afín al emprendimiento puede ayudarnos, pero no es una condición determinante para tener éxito en los negocios.

Para ser emprendedor se necesita dinero. Si bien el capital es indispensable para llevar adelante un emprendimiento, ello no puede ser una limitante para no emprender. Una buena idea, con un adecuado sustento, puede generar el interés de potenciales socios o las garantías necesarias para conseguir un préstamo. Recuerda que una de las habilidades empresariales, es identificar y conseguir recursos.

El emprendedor peruano es un “recursero”. Una característica del peruano es un inventiva para salir adelante frente a situaciones como la falta de trabajo y “recursearse”, pero los estudios demuestran que casi la mitad de los emprendimientos en el país surgen por una oportunidad o una nueva idea y no por subsistencia o falta de trabajo. El GEM Emprendedor ha detectado también que muchos de los nuevos emprendedores cuenta con estudios técnicos o superiores.

Se necesita suerte para ser exitoso. La suerte no es más que el resultado del trabajo y esfuerzo sumado a una buena idea de negocio. Siempre hay situaciones no previstas en los negocios, pero la probabilidad de error se reduce -y la de acierto aumenta-  en la medida que conozcamos más a nuestros clientes y proveedores y estemos atentos a las oportunidades.

Una buena idea genera plata por si sola.  Muchas buenas ideas y oportunidades se pierden por falta de un adecuado planeamiento y buena administración. Los estudios indican que el 80% de los proyectos empresarial muere al cabo de dos años, por falta de capacitación, entre otros factores.

La situación del país no permite crear empresas. El Perú ocupa el tercer lugar en el ránking de emprendimiento mundial. Ello evidencia que la mejora económica está creando mercado para nuevas ideas.

Trabajar como dependiente es más seguro. No existe estabilidad laboral ni un negocio 100% seguro.  La ventaja del emprendimiento reside en la posibilidad de crear más valor y ganancias (no solo monetarias) que obtener un sueldo fijo.

Empezar un negocio es fácil. Se dice que es más difícil mantenerse que empezar, pero el éxito de todo negocio depende mucho de un buen comienzo y para ello se requiere bastante trabajo en analizar nuestro mercado y planificar adecuadamente cada ladrillo que vamos a colocar para construir nuestra propia empresa.

El dinero llega inmediatamente. El dinero y el éxito empresarial no es inmediato. Salvo que tengas entre manos un negocio inmejorable y único, se requiere mucho esfuerzo de ahorro y sacrificio en los gastos, es más los primeros años de crecimiento son normalmente de reinversión de utilidades.

Los que arriesgan más ganan más. En la actividad empresarial siempre tienen que tomarse en cuenta los riesgos, que involucran cualquier proyecto, por más que proyecte ser muy rentable. Recuerda que si un negocio aparenta ser muy bueno, debemos preguntarnos porque antes nadie lo empezó.

Fuente: Mass.pe

{fcomment}

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion