4 tipos de capital imprescindibles para su empresa

capital-financiero

La asociación capital – negocio es de presencia inevitable en la mente del emprendedor. Aunque en la mayoría de casos, esta asociación ligada al capital se refiere exclusivamente al aspecto monetario. Si bien el dinero es fundamental para la construcción de una empresa, el término capital no debe ser enfocado únicamente a ese aspecto. Existen varios tipos de capital necesarios para la creación de una empresa, más aún en el caso de emprendimientos nuevos.

1.       Capital Institucional

¿Qué tan vital resulta contar con asistencia técnica y capacitaciones antes de abrir un negocio? Afortunadamente, hoy en día existen más instituciones públicas y privadas que nos permiten acercarnos al mundo empresarial. Conocer el terreno, los mercados, los clientes, las redes de distribución, son más accesibles gracias a estas organizaciones. El solo hecho de integrarnos al gremio de empresarios asociados a nuestro negocio nos será de gran ayuda.

2.       Capital Humano

Gran parte de las veces considerado como el capital menos importante de la organización, aunque en la práctica, es todo lo contrario. Una gran empresa la hacen sus trabajadores, no las máquinas ni el terreno sobre el que está construido su edificio o planta. El punto de diferencia entre una empresa y otra lo marcan los profesionales que componen cada una de estos emprendimientos.

3.       Capital Financiero

Ligado al aspecto monetario, es uno de los principales temores que enfrenta un emprendedor al abrir un negocio: la posibilidad de perderlo todo en un escaso margen de tiempo. Si bien la principal fuente de financiamiento en países como el nuestro derivan del aporte de familiares y amigos, existen instituciones financieras y masa societaria que también ayudan a empujar la máquina que representa la nueva empresa.

Si no contamos con el dinero suficiente, podemos acceder a un préstamo, es decir, comenzamos a tener acreedores (bancos, cajas, prestamistas individuales, etc.). Pero, existe otra posibilidad. La de ceder parte de nuestros derechos sobre el negocio, es decir, sumar socios. Pueden ser uno, dos, o más; estos socios no actúan como acreedores, sino que van a sufrir al igual que nosotros con las altas y bajas de la empresa.

4.       Capital Social

Una organización que no cuenta con normas sólidas y la mutua confianza entre sus trabajadores, es una organización destinada al fracaso. Así también, una empresa sin clientes no merece llamarse empresa. Tejer redes de clientes es una de las principales funciones del líder empresarial. Esperar una llamada o correo milagroso que nos permita contactar con nuestro cliente soñado es caer en quimeras. Ir en búsqueda de contactos en empresas, asistir a centros de formación emprendedora, eventos, ferias, e incluso a través de cursos, diplomados, o maestrías en universidades, le permitirán tejer una red de contactos sólida para su naciente negocio.

Vía: “Claves para emprendedores”

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion