5 errores que no debes cometer al momento de crear una start-up

errores-startups

¿Quién no ha escuchado hablar de una start-up? Las start-up son empresas emergentes apoyadas en la tecnología y la calidad. Estas empresas cuentan con un alto nivel de proyección. Es por ello, que en estos tiempos, muchos planean o desean crear una de ellas. Sin embargo, muchos cometen errores al iniciar una start-up. Aquí le brindamos (o prevenimos), sobre 5 errores comunes que hay que evitar.

1. Tener demasiados cofundadores

A primera vista, fundar una empresa con tus 3 mejores amigos puede parecer una excelente idea. Pero eso significa que empiezas con solamente 25% de la empresa antes de ver llegar los primeros ingresos. Además, puede resultar muy complicado administrar una empresa con 4 personas que no tienen las mismas ideas o si algunos no cumple con su parte del trabajo. Por cierto, la mayoría de las start-up pasan frecuentemente de varios fundadores a uno solo. Crea tu start-up solo o con una persona con la cual estas seguro de que podrás trabajar. De lo contrario, la separación podría ser dolorosa y costarte mucho dinero.

2. Perseverar aunque tu start-up no despegue

Es probable que hayas renunciado a tu trabajo porque tenías una idea brillante y que estabas seguro de que ésta tendría éxito. Pero, finalmente, ésta no dio resultados. Y, ¿ahora qué?

En primer lugar, nunca deberías renunciar antes de estar seguro de tener una oportunidad de testar tu concepto y de que éste tenga una posibilidad de tener éxito. Sin embargo, incluso sabiendo esto, es difícil predecir el futuro de tu start-up. Si enfrentas algún problema, no dudes en destruir todo para reconstruir algo mejor. No te apegues a una idea solamente porque te enamoraste de ella. Saca lo mejor de lo que funciona para tu start-up y transformarlo en una empresa exitosa o elige hacer un cambio radical. Algunas de las más grandes empresas que siguen existiendo hoy en día, salieron de las cenizas de una start-up que fracasó.

3. No saber comunicar e ignorar las críticas

Cuando tienes una idea de start-up bien definida en tu cabeza, puede resultar difícil explicarla a tus interlocutores. Permanece, constantemente, abierto al dialogo y esfuérzate a escuchar las críticas. Así mismo, aprender a dirigir empleados requiere de mucho trabajo. Si no aprendes a comunicar de manera adecuada, corres el riego de destruir tus relaciones con tus clientes y tus empleados.

4. Ser impaciente

Cada start-up evoluciona a su propio ritmo. Establece objetivos de crecimiento basados en la trayectoria de start-up similares a la tuya y adapta tus expectativas a estos resultados. Si diriges una empresa dedicada al rubro de media, tendrás que esperar un cierto escalón de crecimiento antes de poder contratar a un equipo y generar ganancias.

5. No apuntar suficientemente alto

Algunas personas tienen un espíritu práctico mientras que otras son más soñadoras. Los mejores equipos que trabajan para una start-up son los que combinan los dos, para tener los pies en el suelo mientras apuntas a un gran éxito. Si no ves las cosas en grande, te limitarás. Cuando creas algo a partir de la nada, puedes crear lo que quieras, del tamaño y de la importancia que quieras.

Para finalizar recuerde las sabias palabras de John P. Kotter quien es profesor de la Escuela de Negocios de Harvard: “No se pueden dirigir empresas del siglo XXI con estructuras del siglo XX y directivos del siglo XIX

Vía: lejournaldunet.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion