5 soluciones para crear tu nuevo negocio

5 soluciones para crear tu nuevo negocioPara que un nuevo proyecto se haga un hueco en el mercado y se gane la aceptación de los clientes hace falta mucha planificación. En este trabajo previo a la puesta en práctica de nuestra iniciativa es fundamental conocer los errores que han cometido otros para tratar de no caer en ellos.

 

Por ello, vamos a ver algunos puntos claves a tomar en cuenta:

1.La pérdida de objetividad. En general los emprendedores tienden a enamorarse de su proyecto. Es cierto que esto es positivo y necesario para soportar y solucionar los vaivenes que le deparará el mercado; pero no hay que creerse infalible y, por eso, es fundamental mantener los pies en la tierra. Busca el consejo y las recomendaciones de una persona que haga de abogado del diablo y te ayude a ver la realidad tal y cómo es. Siendo consciente de tus fortalezas y limitaciones tendrás mayor capacidad de reacción para posicionar tu negocio.

2.Búsqueda de socios. Los empresarios noveles tienden a iniciar su negocio con otros socios en un porcentaje mucho mayor que cuando se trata de una segunda o tercera iniciativa. ¿Por qué? Por la inseguridad, que parece desaparecer si nos sentimos amparados por un grupo. Los emprendedores inexpertos buscan compañeros de viaje más por el miedo y la aversión al riesgo que por verdadera necesidad. Por eso, revisa con cuidado si es vital contar con un compañero de viaje. Y si es así, elige a la persona adecuada y no te dejes llevar por lazos consanguíneos o de amistad.

3.Los pagos. Existen una serie de gastos fijos que no se pueden pasar por alto. Por ejemplo, no olvides que los impuestos trimestrales se pagan en función de la actividad y de la plantilla.

4.Contratos. Hay que valorar aspectos burocráticos referidos a la contratación de personal, sobre todo en el caso de incorporar a empleados no residentes que generan otros impuestos.

5.Financiación. Éste es uno de los aspectos que genera mayores problemas. Pero los expertos advierten de que se tiende a sobrevalorar la start up, lo que exime de realidades que no tienen que ver con la financiación de la idea y se recurre a la búsqueda de capital olvidando vías alternativas. El capital riesgo es una opción, pero hay que tener en cuenta que a veces sus objetivos económicos no coinciden con los que tiene el emprendedor.

Para prestar especial atención

– Plan de empresa. Analiza el sector en el que vas a operar, investiga en profundidad a la competencia en la zona y cómo aportar valor añadido. Una buena estructura de negocio puede salvar una idea poco brillante, pero no viceversa.

– Éxito prematuro. Una elevada rentabilidad inicial no garantiza beneficios futuros si no se gestionan con cabeza. Reinvierte lo ganado; no te arrepentirás.

– Expansión o diversificación. Si has dado el paso de emprendedor a empresario valora cada oportunidad de crecimiento. La franquicia, el capital riesgo o la incorporación de un nuevo socio no deben acabar con el nombre y planes de futuro de la compañía.

Fuente: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion