Conoce 4 ideas falsas que se tiene sobre el emprendedor

En el mundo, existen innumerables casos de éxito en torno al emprendimiento que fomentan en el resto de las personas, la idea de buscar maneras de iniciar un negocio, convertirse en sus propios jefes y averiguar qué es lo que se necesita para lograrlo con éxito.

Por ese motivo, conoce los principales mitos acerca del mundo del emprendimiento y evita que apaguen tu deseo de convertirte en empresario:

1. Lo más importante es la idea: Más allá de tener una muy buena idea, lo que importa es la ejecución y el enfoque de la misma. Ello explica por qué algunas empresas que pertenecen al mismo sector, tienen resultados tan desiguales. Un ejemplo puede ser Google, Yahoo, y Bing: mientras el primero lidera el mercado con una cuota cercana al 70% de las búsquedas, el segundo tiene 17% y el tercero apenas 12%. La manera de llevar a cabo sus procesos y de dirigirse a su público los hace diferentes.

2. Los emprendedores nacen: Las investigaciones demuestran que los dueños de las empresas con más éxito adquirieron experiencia trabajando para y con otros y aprendieron a dirigir una empresa antes de aventurarse a crear una propia. Por eso, a pesar de que algunas características que un emprendedor debe tener como la flexibilidad, la tenacidad y el positivismo se forman generalmente desde la infancia, gran parte de las actitudes necesarias se pueden desarrollar después, aunque sea con mucho trabajo y esfuerzo.

3. Necesitas ser un genio: por lo general, no todas las personas son un Steve Jobs y no es necesario serlo tampoco. La mayoría de los grandes empresarios logran el éxito de su compañía rodeándose de gente que sabe más que ellos y por lo general es más inteligente. Por eso, un aspecto básico es que sepas elegir bien a tu equipo y que aprendas cómo mantenerlo siempre a tu lado.

4. Debes arriesgarlo todo: Si bien, asumes riesgos, siempre tendrás la oportunidad de probar algo en el mercado para ver si funciona, antes de lanzarte por entero. Además, un buen emprendedor sabe tomar riesgos calculados y nunca pone en juego, por ejemplo, todo su patrimonio o el de su familia. También, procura tener un “colchón”, puesto que los primeros meses probablemente no recibirá verdaderas ganancias, por lo que debe contar con un respaldo que le ayude a mantenerse en un principio.

Fuente: Soyentrepreneur

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion