Convierte tu hobby en un empleo rentable

En cuestión de empleo no está la cosa para demasiadas alegrías. Muchos se darían con un canto en los dientes con tal de tener trabajo, así que escoger el que más nos gusta es ya un lujo al alcance de pocos.

Algunos afortunados tienen trabajos de ensueño con los que se ganan (y muy bien) la vida. Hay probadores de videojuegos, de golosinas y hasta de atracciones de parques temáticos.

Sin embargo, no basta ser un experto en lo que te gusta para crear un negocio con tus aficiones. Por esto presta atención a lo siguiente:

1. La sola pasión no convierte a nadie en magnate. Conviene tener un plan de negocio. También es bueno calcular los objetivos a uno, dos y cinco años vista, estimando los costes y la forma de financiar el supuesto negocio.

2. El hobby es un factor favorable que genera compromiso, pero estos proyectos tienen además un aspecto empresarial que resulta básico. Si ese hobby coincide con una necesidad clara, esa pasión puede ser muy valiosa.

3. El proyecto en el que se fija el capital riesgo ha de tener un gran potencial de crecimiento.

4. Si su idea es tan buena como para tentar a un inversor, debe saber que para el capital riesgo el ingrediente número uno es el emprendedor. Es el principal factor que lleva a apoyar un proyecto. Lo ideal es que se trate de un empresario con potencial. Es mucho mejor encontrar esto que una idea perfecta.

5. Ayuda bastante que el emprendedor tenga un magnetismo especial, que siempre es necesario para atraer recursos financieros, inversores ángel, consejeros o gente valiosa.

Fuente: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion