Cuidate de estos 7 errores al emprender con un socio

Si estás pensando en tener un socio para emprender, debes considerar los siguientes errores a evitar.

Las sociedades de negocios han sido una parte importante de sus éxitos. En teoría, una sociedad es una buena forma de iniciar una empresa. Sin embargo, no siempre es la mejor forma en la que un emprendedor puede organizar su negocio.

Lo difícil de la mayoría de las sociedades es que son como los matrimonios, pues hacer que funcione involucra manejar una serie de asuntos de pareja: ego, dinero, estrés y manejo de gastos.

Entonces, asociarse con otras personas puede ser beneficioso para el éxito de un emprendimiento. No obstante, existen errores habituales que los empresarios cometen al momento de buscar socios y te los presentamos para que los puedas evitar.

1. Compartir capital en lugar de ganancias

Cuando se comparte el propio capital (ya sea dinero, recursos, información o propiedad) se está automáticamente dando parte de la empresa. En el contrato especificar que se compartirán los gastos; así será más difícil que el otro no ‘se lave las manos’ si las cosas salen mal.

2. Asociarse con alguien sólo porque no se tiene presupuesto para contratar personal

La escena es muy conocida: Juan tiene una idea de negocio y Carlos tiene habilidad empresarial, pero Juan no tiene dinero para contratar a Carlos como empleado, por lo que deciden compartir responsabilidades, gastos y ganancias. La solución es contratarlo o realizar un contrato independiente.

3. No tener un contrato por escrito y firmado

Debido a la naturaleza de las sociedades, todo detalle y obligación debe definirse con claridad y ponerse por escrito, siendo aceptado por ambas partes. Es recomendable hacerlo con la ayuda de un abogado profesional con experiencia en el ramo, elegido por todos los socios.

4. Omitir una sociedad limitada

Uno de los principales obstáculos de los acuerdos entre socios es la suposición de obligaciones el uno sobre el otro. Una forma de evitar estos problemas es crear sociedades limitadas, donde un socio no es responsable de las acciones y obligaciones del otro.

Te puede interesar: Cómo crear el documento perfecto para evitar problemas con tus socios

5. No tener una estrategia de salida

Los matrimonios entre personas con muchos recursos inician con un acuerdo prenupcial. Lo mismo se debe hacer en la sociedad de negocios. En el acuerdo se debe definir los términos de salida que permiten que uno mismo o el socio abandonen la empresa, así como opciones para la otra parte de comprar el resto del negocio.

6. Esperar que la amistad sobreviva al rompimiento de la sociedad

¿Cuántas ex parejas siguen siendo verdaderos amigos? No muchas. Así que no hay que asociarse con un amigo esperando que lo sigan siendo si dejan de ser socios. Puede sonar bien hacer negocios con los amigos, pero en el mundo de los negocios, los amigos son lo último.

7. Tener una sociedad 50/50

Todo negocio, incluso las sociedades, necesita un jefe. Si se apuesta por incluir a un socio, dividir el negocio 60/40 ó 70/30. Así, que uno mismo y el negocio tienen a una persona que se encargue del control en general.

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados