Defender tu negocio con patentes: Conoce algunos argumentos

Por lo general, cuando tenemos una idea empresarial podemos ir por dos caminos: dejarla en el cajón de los olvidos o ponernos en acción para ponerla en marcha. Si hemos decidido la segunda opción y entramos en el mundo de los emprendedores, necesitamos conocer algunos argumentos.

Además de comenzar a crear nuestra propia empresa, es importante patentar nuestros productos o ideas para bloquear cualquier indicio de copia:

– Sólo las patentes generan derechos exclusivos a favor de su titular con los que poder negociar, ya que además tienen un valor económico que se puede cuantificar.

– Si el objetivo de todo emprendedor es crecer y fortalecerse en el mercado, no puede asumir el riesgo que supone no proteger sus activos, porque cuando su empresa se consolide, necesitará defenderse de sus competidores y para ello necesita tener patentes que protejan su innovación.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




– La alternativa a las patentes son los secretos industriales, y estos son muy difíciles de mantener en una empresa que está creciendo, en la que la entrada y salida de personal es continua, y que además para consolidarse en el mercado necesita dar difusión y divulgar al menos parte de su know how.

– Los inversores a los que antes o después acudirá el emprendedor para hacer crecer su empresa, necesitan tener garantizada la exclusividad del negocio por el que están apostando y esto sólo se consigue mediante el registro de sus patentes en las oficinas correspondientes.

– Con las invenciones protegidas por patente, el emprendedor puede acudir incluso directamente a las entidades bancarias a buscar financiación para su proyecto.

– Las patentes son instrumentos clave en la estrategia de internacionalización de una PYME, porque le dan la protección que necesita para poder negociar con potenciales distribuidores o fabricantes de otros países, garantizándose que no le van a copiar, y si lo hacen, teniendo asegurada la defensa.

– El emprendedor dueño de una patente puede obtener rentabilidad directa y por tanto un retorno económica de la misma por dos vías, o bien, explotándola directamente en aquellos países que le resulten estratégicamente interesantes, o bien licenciándola o vendiéndola en aquellos países que por su lejanía, no le resulten atractivos al emprendedor.

– El seguimiento y vigilancia de las patentes de las empresas del entorno del emprendedor o de sus competidores más directos, permite a los emprendedores conocer los intereses estratégicos y comerciales de estos, ayudándoles en la toma de decisiones bien para competir con ellos o bien para diferenciarse.

Fuente: Muy Pymes

comments

Autor entrada:

Deja un comentario