Emprendedoras con buen entorno para hacer negocios

emprendedoras

El potencial de las mujeres empresarias en el Perú y en los países de América Latina no está siendo bien aprovechado. La gran mayoría de negocios dirigidos por mujeres en la región no pueden crecer más allá de la microempresa ni salir de la economía informal, lo que reduce los potenciales rendimientos de estas empresas.

Recientes estudios señalan que las mujeres lideran el 23% de los pequeños negocios en la región pero sólo el 9% de las grandes empresas. El tamaño de la empresa tiene importancia porque está positivamente vinculado a los ingresos, tanto de la empresa como del propietario. El potencial de crecimiento de las empresas constituidas por mujeres también está restringido por la informalidad, ya que entre el 55% y 91% de la actividad empresarial de las mujeres en la región tiene lugar en la economía informal.

Entonces para mejorar sus oportunidades es necesario entender mejor el ambiente para los negocios y los factores del éxito empresarial de la mujer. En ese sentido, El Economist Intelligence Unit (EIU), en colaboración con el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ha creado un conjunto de indicadores llamado “El Índice del entorno empresarial para emprendedoras” para satisfacer esta necesidad.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Este índice es la primera evaluación integral del entorno para todas las mujeres emprendedoras de América Latina y el Caribe y establece un marco normalizador para ayudar a los sectores público y privado a empoderar a las mujeres que son propietarias de negocios. El índice analiza la iniciativa empresarial de las mujeres en cinco esferas: riesgos de operación del negocio, ambiente de negocios para las empresas, acceso a financiamiento, capacidad y habilidades, y servicios sociales.

Es decir, este indicador evalúa los factores que afectan a las empresarias que operan micro, pequeñas y medianas empresas (Mipyme) en la región.

A continuación presentamos los principales hallazgos del Índice del entorno empresarial para emprendedoras 2013, el cual proporciona una plataforma para el diálogo acerca de los factores más relevantes que influyen para el inicio de actividades y el crecimiento de empresas de mujeres.

. Chile, Perú y Colombia ofrecen los mejores ambientes para las mujeres emprendedoras. 

  • Chile encabeza las calificaciones generales, con un bajo riesgo macroeconómico, iniciativas sobre diversidad de proveedores particularmente fuertes y sólidos servicios sociales.
  • Perú, por sus fuertes redes de negocios, programas de apoyo técnico a PYME y un entorno macroeconómico estable, se ubica inmediatamente debajo de Chile.
  • Colombia termina tercero: tiene programas de capacitación para PYME bien desarrollados y ofrece amplio acceso a la educación, a nivel universitario, a las mujeres.

. Chile, El Salvador, México, Perú, Colombia y Brasil tienen las mayores puntuaciones de categorías individuales.

  • Chile es el país con el mejor de- sempeño en la categoría Riesgos de Operación de Negocio, lo que refleja un entorno macroeconómico estable y una baja percepción de corrupción.
  • El Salvador ofrece un fuerte apoyo a los empresarios, sobre todo en forma de bajas tasas impositivas y amplio acceso a auditores financieros.
  • En México, las mujeres gozan de uno de los mejores accesos al financiamiento en la región.
  • Perú y Colombia proporcionan una sólida educación y capacitación técnica. Perú por medio de programas de capacitación técnica en los sectores público y privado y Colombia mediante altos niveles de educación universitaria y sólidos programas vocacionales para las mujeres.

Hay oportunidades para capacitarse, pero no se alienta a ello.

  • Muchos países de la región obtuvieron una buena puntuación en lo que respecta a oportunidades de educación y capacitación en habilidades empresariales para las mujeres, pero ofrecen menos oportunidades en los campos no tradicionales y no siempre alientan a las mujeres a que incursionen en ellos.
  • Más de la mitad de los países, considerados en el índice, ofrecen acceso suficiente a organizaciones empresariales que incluyen oportunidades de establecer redes de contactos.
  • En casi todos los países, más de 50% de los graduados de la educación terciaria son de sexo femenino, pero en cuanto a oportunidades en campos no tradicionales para la mujer aún hay margen para mejorar.

Acceso al financiamiento deficiente

  • El acceso a financiamiento personal suele ser deficiente para las mujeres en un gran número de países de la región.
  • Una proporción considerable de propietarias de negocios siguen quedando al margen o están subatendidas en lo que respecta a productos financieros formales, como cuentas corrientes y de ahorro, y préstamos.
  • En la mayoría de los países del índice, menos de un tercio de las mujeres han ahorrado dinero en una institución financiera o han realizado depósitos y retiros mensuales en el último año.

Faltan instrumentos financieros más avanzados.

  • A las empresas de la región encabezadas por mujeres les hacen falta instrumentos financieros más avanzados y diversificados a nivel de pequeñas y medianas empresas (PYME).
  • Las mujeres tienen el mayor acceso al microcrédito, pero las empresarias interesadas en hacer crecer sus negocios a menudo carecen de acceso a medios más sofisticados de financiamiento, sobre todo en términos y condiciones adecuadas.
  • Para atender las necesidades de las mujeres en su transición de micro a PYME, las instituciones financieras deberán ampliar el alcance y el monto de su crédito y otros productos y servicios financieros básicos.
  • En promedio, un poco más del 21% del capital de trabajo de las empresarias y 22% de sus inversiones de capital son financiadas por los bancos.

Artículos Relacionados

comments