Emprender tu negocio: Altas probabilidades de éxito (Parte 1)

A continuación empezaremos con algunos puntos importantes para empezar este emprendimiento:

1. Empezar un negocio: Es común escuchar que todos quieren emprender, pero en realidad pocos se convierten en empresarios. Esta decisión va a determinar tu estilo de vida en el futuro.

Algunas veces las personas asocian la palabra emprender con imágenes que no coinciden con la realidad. Para empezar, no hace falta ser ni joven ni necesariamente haber pasado por un gran entrenamiento académico. Lo necesario, “y eso sí es irremplazable, es tener una convicción” en lo que se quiere iniciar.

Una vez que se tiene el ‘coraje’ para asumir esa decisión, el siguiente paso es ubicar ¿por dónde empezar? Lo indispensable es tomar en cuenta tus intereses, lo que te gusta.

2. Define la empresa: Para ser empresario se necesita un producto o servicio que satisfaga una necesidad y una razón social o sociedad mercantil para comercializarlo, por ello debes hacer un análisis previo de qué quieres ofrecer y de qué manera planeas hacerlo. En este caso veremos 2 ejemplos para tener en cuenta y poder tenerlo como un modelo para tu emprendimiento:

– Turismo de negocios: Se puede pensar en una empresa que ofrezca paquetes de entretenimiento a la medida de esos viajeros. Si la persona sólo tiene tres horas, que tenga opciones ‘a la mano’ para aprovechar ese espacio. Lo ideal es que no invierta su tiempo en buscar planes.

– Educación: Para la mujer trabajadora (casada o soltera) y con familia es vital poder agilizar ciertas actividades, como ayudar al hijo en las tareas, así ocupa el tiempo que está con él de otra manera. Hay que considerar un negocio que integre varios servicios vinculados con la educación, algo así como un “súper centro de estudios”.

Ir parte 2

Fuente: Cnnexpansión

Deja un comentario