Errores más comunes de los pequeños emprendimientos

Mype alimentosEsto puede servir como una especie de manual a revisar si usted está a punto de entrar en un negocio, o poner usted el suyo propio. Los errores cometidos al principio pueden hundir a una empresa antes de entrar al terreno de juego.

A continuación se muestra una lista de los 10 errores más comunes cometidos por pequeñas y jóvenes empresas.

Beber tu propio Kool-Aid. Sobre estimar el entusiasmo por su producto pensando que es más especial de lo que sus clientes pueden percibir.

No validar la demanda del mercado. Pensar que su producto es un “ganador” antes de asegurarse que se tiene una base sólida de personas que estén de acuerdo.

Comenzar a trabajar con los clientes demasiado tarde. Solo comprometerse con los clientes cuando el producto esta listo para las ventas.

Desestimar las dificultades para penetrar el mercado. No esforzarse lo suficiente para llegar a los clientes y conseguir que estos prueben el producto.

Sobre estimar la singularidad del producto. Se relaciona con el primer error que es beber tu propio Kool-Aid, se refiere a no tomar en cuenta a la competencia, que bien puede ser otro producto o servicio, o lo que los clientes estén usando hoy.

Subestimar el esfuerzo necesario para construir el producto. La promesa de llegar al mercado antes de terminar el producto.

Contratar las personas incorrectas. Contratar a tipos “gran jefe” quienes requieren de un gran staff para que les ayuden a hacer su trabajo.

Fuera de foco. Estar disperso con otros proyectos o por sus propios problemas personales en vez de desarrollar la proposición de valor de la empresa.

Precios incorrectos. Por debajo o por encima del promedio puede lesionar las ventas.

Carecer de una visión de largo plazo. Tener un solo “caballito de batalla” donde recaen las ventas actuales y las futuras. Además el espíritu emprendedor de “prometer poco y entregar mucho” hace que las jóvenes empresas cometan dos errores más.

Nunca terminar el producto. El síndrome de “nunca hay tiempo para hacerlo bien, si hay tiempo para rehacerlo”. Constantemente rehacen el producto pero nunca lo terminan.

No ofrecer a los empleados diversión suficiente. Por desgracia está es una cualidad de muchas empresas jóvenes y de empresas en situación de “arranque” a pesar de lo que se predica en relación de que debe gustarte lo que haces.

Fuente: Crisis, negocios y dinero

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion