Evita las crisis en tu empresa usando las 3 habilidades críticas del emprendedor

evitar_la_crisis_25_01_2013

Es fácil ser un buen gestor cuando las cosas van bien y estás rodeado de personas que saben hacer su trabajo. Por eso las cualidades que entran en vigor cuando la empresa entra una situación de crisis son las que marcan la diferencia entre los emprendedores

Cuando se acerca una tormenta todo el mundo gira la mirada hacia el máximo responsable porque nadie quiere tomar una decisión equivocada.

La imagen del líder no es la más acertada en las start-ups  porque en vez de correr por delante de todo el mundo tiene que ser aquel que empuja de atrás sacando el carro del barro. Los mejores entre ellos no entran en una situación tan delicada puesto que tienen una capacidad de anticipar los problemas realizando una excelente gestión de riesgos. Tengo la suerte de poder rodearme de muchos emprendedores que van mucho más avanzado que yo. Destacaría las siguientes 3 habilidades críticas que protegen la empresa de correr el riesgo de sufrir una crisis severa.

1.- Estimar el riesgo y viabilidad de potenciales negocios

Muchos emprendedores no desarrollan esta habilidad desde el primer día. Usualmente se aprende a través de la experiencia. Muchos se la han pegado y ahora son capaces estimar mejor el riesgo que corren en función de la decisión que toman. Por eso elegir la primera opción no suele ser lo más acertado aunque haya mucha presión para tomar una decisión rápida. Los mejores gestores saben como se evita las crisis porque toman las decisiones correctas que protegen la empresa a medio y largo plazo de problemas.

2.- Gestionar una crisis cuando las cosas salen mal

Si eres emprendedor eres el responsable del trabajo de todos tus trabajadores y socios. No te puedes esconder detrás de nadie. Hay que saber dar la cara cuando las cosas van mal. Si las cosas van bien tienes que destacar aquellas personas que se lo merecen sin querer ponerte tú la medalla. Cuando las cosas van mal tienes que ponerte delante de todos aquellos que no hayan hecho su trabajo al 100%. Tienes que ser capaz de dar la cara con el cliente. Pide disculpas, rembolsa el dinero si es necesario y aporta una solución rápida. Tienes que ser proactivo cuando sabes que no has dado el mejor servicio e intuyes que el cliente no está satisfecho. No esperes a que haya quejas.

3.- Empatía para tratar con trabajadores insatisfechos

Todo el mundo habla de la importancia que tienen las personas en una start-up puesto que es de sentido común. No es lo mismo si no lo has vivido en primera persona. Al principio es muy complicado ponerte en la piel de las personas que trabajan para ti. Mientras que ellos te están pidiendo más días de vacaciones o trabajar menos en verano a ti te preocupa la supervivencia de la empresa a vista de 3 a 6 meses. No te sientes entendido por nadie visto que piensas que tus prioridades deberían ser más importantes que las de ellos. Hay que cambiar el chip y desarrollar más empatía con aquellos que te rodean. Aunque sus problemas no te parezcan tan relevantes tienes que darles importancia y dedicarle tiempo. Sin las personas no vas a ir a ninguna parte. No lo olvides nunca.

La mayoría de las organizaciones tiene que desarrollar la habilidad de gestionar una crisis. Sobre todo en empresas de recién creación el éxito o fracaso de cómo atravesarla dependen en gran parte de su gerente.

Finalmente te dejamos en compañia de un pequeño video sobre lo que estos especialistas del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet (ISDI) en España opinan acerca de lo que significa ser emprendedor y las habilidades que esto representa:

Fuente: marketingguerrilla.es

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion