Las razones por las que los emprendedores fracasan (Parte 1)

Para los emprendedores novatos, los negocios pueden tener iguales de oportunidades de fracasar que de tener éxito. Por ello, aprende de los errores más comunes que cometen los empresarios al lanzarse al mundo competitivo de los negocios.

A continuación veremos 10 equivocaciones más comunes que cometen los nuevos empresarios y con ello trataremos de evitarlas:

1.No tener un Plan de negocios escrito: Muchos emprendedores, no deben creer en el mito de que elaborar un plan de negocios tradicional no vale la pena. La simple disciplina de sentarte a escribir un plan es la mejor forma de que realmente entiendas cómo transformar tu idea en negocio. 

2.Modelo sin ingresos: Debemos analizar que incluso una empresa sin fines de lucro necesita generar ingresos (aunque sean donaciones) para poder subsanar los costos operativos. Si tu producto es gratuito o pierdes dinero en cada venta te será muy difícil mantenerlo en volumen. Puedes tener la solución al hambre mundial, pero si tus clientes no tienen dinero, tu negocio no durará mucho. 

3.Oportunidades de negocio limitadas: Debemos saber que no todas las buenas ideas se pueden convertir en negocios exitosos. Sólo porque crees apasionadamente que tu producto o servicio es increíble y que todo el mundo lo necesita, no significa que todos lo vayan a comprar. No existe un sustituto para la investigación de mercado, mucho menos la encuesta informal a la familia y amigos. 

4.No poder llevarlo a cabo: Por lo general, cuando un emprendedor llega con una gran idea debe entender que la idea por sí misma no vale nada. Todo se trata de la ejecución. Si no te sientes cómodo tomando decisiones importantes y riesgos, no tienes el perfil que se requiere para ser empresario.

5.Demasiada competencia: En este caso, no tener competencia es una bandera roja, ya que podría significar que no hay mercado, pero encontrar más de 10 competidores con sólo una búsqueda en Google podría demostrar que el área que te interesa está saturada. Debes recordar que que los gigantes dormidos pueden levantarse. No asumas muy rápido que Microsoft o Procter & Gamble son demasiado grandes o lentos para preocuparte.

Ir a parte 2

Fuente: Soyentrepreneur

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion