Los emprendedores son el jefe perfecto para las empresas

Hoy en día, en las empresas, muchos jefes han llegado donde no debían. El problema es que, cuando alcanzan un determinado nivel de incompetencia (que suele ser bastante elevado), estos mandos tienden a parapetarse para que los demás no se den cuenta. Éste no es el caso de los emprendedores.

En este caso, el emprendedor no sólo como generador de nuevas profesiones e impulsor de nuevos negocios. También se convierte en un nuevo tipo de líder y en prototipo de jefe ejemplar. Éstos son algunos consejos y argumentos que sostienen este paradigma de la buena gestión:

– Transmisores de pasión. Descubre lo que amas para montar un negocio y tendrás un buen principio para lograr el éxito. Consigue transmitir esa pasión a los empleados que has escogido para poner en marcha tu proyecto, y la empresa estará impulsada por una fuerza casi imparable. La gestión emocional del emprendedor (que en este caso es también el jefe) es fundamental para mantener la visión ilusionante del principio.

– Brinda a tu plantilla un proyecto y una visión. El líder emprendedor debe invertir tiempo en conocer y atender a sus colaboradores, escucharlos, comprender sus dudas y preocupaciones. Necesita encender la ilusión que lleva a su equipo a explorar nuevas fronteras, y también a superarlas.

– Creadores de buenos equipos. Hay quien piensa que el emprendedor es aquel que está dispuesto a crear su castillo. Esto hace que pongas las bases para ser un buen líder. Si mantienes la convicción de que tu equipo es bueno, éste terminará siéndolo, mientras que si piensas que es mediocre y tratas a los tuyos como tales, acabarán por ser simplemente ramplones. Procura rodearte de los mejores si quieres mejorar e ir hacia arriba. Si te quieres hundir, el mejor camino es rodearte de mediocres.

– Generadores de oportunidades. Como emprendedor has contratado a la gente que trabaja contigo, de manera que debes confiar en que ésta haga su trabajo. Es necesario que le otorgues la flexibilidad necesaria para que desarrolle sus proyectos y evitar el micromanagement habitual en muchos jefes.

– Como emprendedor, y como jefe, gestionas a trabajadores del conocimiento. Las personas están cada vez más preparadas y por lo tanto son profesionales del conocimiento a los que hay que dar espacio y responsabilidad. No basta sólo con el control.

Fuente: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion