Pecados que llevan al fracaso empresarial

Siempre se habla de altas cifras de fracaso en las pequeñas empresas o proyecto de emprendimiento. ¿Cuál es su error o pecado? Averígualo aquí.

Las cifras de fracaso de las Pymes son abrumadoras en cualquier país que se analicen. Las estadísticas indican que, en promedio, el 80% de las Pymes fracasa antes de los cinco años y el 90% de ellas no llega a los 10 años.

Aun así, siguen siendo muchos los emprendedores que a diario intentan crear una empresa y confían en que pueden lograrlo.

¿Por qué algunos consiguen el éxito y otros no? El motivo para entender el fracaso de tantos proyectos de emprendimiento puede estar en que muchos emprendedores, ya sea por la falta de experiencia o malas influencias, caen en la tentación de cometer pecados empresariales que pueden costar muy caro.

Toma nota de los principales errores que llevan al fracaso empresarial. Pon atención y procura evitarlos:

1. Avaricia o tacañería, malentendida como falso ahorro. Querer ahorrar dinero en piezas fundamentales para el desarrollo de un emprendimiento. Por ejemplo, en la creación de un buen logo y/ositio Web. Un buen diseño puede ser factor fundamental de éxito para el emprendimiento. No ahorres en diseñador, y consigue uno bueno, que ofrezca calidad, y un portafolio de sitios no sólo “lindos” sino exitosos en términos de negocio.

2. Irresponsabilidad o falta de seriedad. No trabajar con seriedad un Plan de Negocios. En especial, el planeamiento financiero.

3. Pereza. Muchos emprendedores quieren pensar que basta con que la idea (de producto o servicio) sea creativa, y no se esfuerzan por comprobar su proyección. Entonces, su pecado está en la pereza que les impide hacer una buena investigación de mercado. Es vital responder a preguntas como: ¿Hay demanda para nuestro producto o servicio? ¿Qué nos diferencia? ¿A qué precios está dispuesta la gente a comprar nuestro producto o servicio? No lo olvides y no te dejes llevar por la tentación de la pereza o el autoengaño.

4. No capacitarse. Hoy, existe una infinidad de opciones para capacitarse: online, en persona, excelentes libros, programas de incentivo, etc. Desconocer aspectos fundamentales del negocio puede costarnos muy caro.

5. Darse por vencido demasiado pronto. Muchos negocios tienen un ciclo de aprendizaje más largo de lo que nuestra impaciencia tolera. Hay negocios que en dos años comienzan a remontar, y otros que necesitan reconfigurarse y optimizarse, tras aprender de la propia experiencia. La capacidad de adaptación juega un rol muy importante en el éxito de un emprendimiento.

6. Falta de valentía. El que no arriesga, no gana. Además de los que fracasan, ¡el peor fracaso es de aquel que nunca lo intenta!

Fuente: www.SoyEntrepreneur.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion