Prepárate para el futuro crecimiento de tu negocio

crecimiento_empresarial_18_03_2013

Correos electrónicos kilométricos que nadie lee, tareas que se olvidan al encargarse en un pasillo, dudas que ya no se resuelven a voz en cuello en una pequeña sala de socio a socio. ¿Sabes cuáles son los primeros pasos que tienes que dar para comenzar a organizar tu empresa cuando dejan de ser sólo cuatro fundadores en un garaje y de repente son veinte?

¿Divido la empresa en departamentos? ¿Pongo mandos intermedios? ¿Necesito que alguien supervise a todos los equipos? ¿Retribuyo a esos jefes? ¿Qué rol tenemos que asumir los socios? ¿Te son familiares estas dudas?

“Los dos o tres primeros años de una startup sirven para determinar qué le interesa más al mercado, cuál es tu hueco, qué es lo que le interesa comprar a tus clientes. Ahí se trata de trabajar y trabajar y la organización siempre es informal, y no puede ser de otra forma. A partir de ahí durante otros dos o tres años comienzas a repartir funciones de cada área entre tres o cuatro personas clave. Cuatro personas con veinte empleados todavía se manejan bien. A partir del sexto año ya comienzas a necesitar que un socio se ocupe del soporte y la organización de la empresa”, resume Sergio Gordillo, consultor de Improven y experto en organización de empresas.

Tres ideas para organizarte

1. Déjate de departamentos.

“Si la gente que contratas es buena, es una cuestión de autonomía: tenéis estos recursos y este tiempo para gestionar el trabajo. No les puedes ir diciendo qué tareas tienen que ir desempeñando. Al principio reparte las funciones de manera informal e identifica empleados con un perfil coordinador”, propone este experto.

2. Identifica coordinadores, pero deja que sean ellos quienes definan su puesto.

“Si están construyendo un proyecto empresarial, lo que tienen que hacer depende sólo de ellos, no de lo que les diga un tercero”, continúa. ¿Y cómo se remunera? “Primero hay que demostrar y luego recibir. El perfil de coordinador no es al que le preocupa el sueldo a corto plazo, como alguien que entiende que está construyendo algo y que eso llevará a que el negocio crezca, se consolide el puesto y su salario”, añade.

3. Aunque haya responsables de proyecto, las decisiones las debe tomar el más informado del equipo.

“Si dentro de un proyecto tienes un miembro que sabe más que el coordinador del proyecto, deja que su decisión tenga peso”.

Vía emprendedores.es

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion