Procesos fundamentales: 6 consejos básicos para crear un negocio

Muchos emprendedores, por lo general deciden hacer sus sueños realidad y poner en marcha su propio negocio o empresa, quienes adentrándose en el ruedo de los mercados apuestan gran parte de su capital y, en ocasiones, todo para echar a andar su compañía, logrando el éxito esperado.

Para los emprendedores es una realidad a su alcance, siempre y cuando desarrollen una buena planeación y objetivos claros. Aunque no existe una fórmula universal para conseguirlo, puedes comenzar siguiendo 6 pasos básicos para consolidar con buenos cimientos el inicio de tu empresa:

1. La idea. En este caso, lo importante es encontrar aquello que nadie ha vendido, debemos considerar las oportunidades que están desaprovechadas en el mercado y qué tan reales son las posibilidades de que alguien compre nuestra idea.

2. Objetivos. Aterriza de forma realista y concreta lo que quieres lograr, identifica propósitos de la empresa o negocio, lo que la hace diferente a la competencia e importante para los consumidores, así, cuando las ganancias no sean tan buenas, no correremos el riesgo de claudicar porque tendremos los objetivos claros.

3. El plan de negocio. Materializa e identifica bien tu proyecto:

¿Quién?: tu empresa

¿Qué?: tu producto o servicio

¿Quiénes?: equipo de trabajo

¿Para quién?: consumidores potenciales

¿Cómo?: estrategias de ventas y distribución

4. Los tiempos. Si tu empresa es una pyme (pequeña y mediana), tal vez tengas otra fuente fija de ingresos, no olvides que la constancia es fundamental, por lo que una buena planeación de las horas que le vas a dedicar al día a tu negocio será lo mejor.

5. La estructura legal. Sabemos que el proceso para constituir una firma legalmente puede ser muy engorroso, pero no hay que olvidar que si queremos que nuestro proyecto crezca y se convierta en una gran empresa, tarde o temprano tendremos que cumplir con estos requisitos, con lo que también le estarás dando seriedad a tu empresa.

6. El financiamiento. Procura ahorrar, pero si este esfuerzo no es suficiente para impulsar tu empresa, puedes recurrir a algún préstamo y crédito, sin olvidar que el retorno de la inversión puede tardar hasta cinco años, para no comprometerte a una deuda que supere tu capacidad de pago.

Fuente: El Empresario

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.