Enseñe a su hijo a ser Emprendedor

emprendedor

emprendedor

En la actualidad, la mayoría de los niños, adolescentes y jóvenes adultos no tienen la mentalidad de emprendedor. Son pocos los que se arriesgan por querer ser su propio jefe. Es comprensible, pues tener el coraje para iniciar una empresa es de valientes. Es por eso que los emprendedores se caracterizan por ser temerarios, aún sabiendo de los riesgos apuestan por lo que creen.

Producto de esto, una gran cantidad de alumnos de último año de la escuela secundaria, suelen tener como proyecto de vida estudiar una carrera universitaria, posiblemente una profesión clásica, o en su defecto una técnica; más adelante formarían una familia y el círculo de vida continuaría. Lamentablemente, solo un mínimo porcentaje planea ingresar al mundo empresarial.

En esta línea, es probable que ese reducido número que quiera formarse como empresario no desee serlo de manera consciente. De repente solo están en la obligación de seguir la empresa familiar, con lo cual la productividad dependerá del compromiso que le ponga aquél.

Ahora, usted puede refutarme y decir: “está equivocada, porque en los últimos años bastantes jóvenes estudian la carrera de administración/gestión”. Bien, yo le respondo con una pregunta, ¿cuántos de esos estudiantes tienen la meta de ser dueños de su propia empresa? ¿Cuántos de ellos son formados para crear sus propios negocios? Pocos.

Por experiencia le digo, de la gran cantidad de amigos que tengo que estudian una carrera afín al tema empresarial, son pocos los que están planeando (a largo o corto plazo) iniciar un negocio. De hecho, varios solo quieren pertenecer a una reconocida compañía y ganar mucho dinero. Y solo uno o dos (máximo) ha creado su propia empresa durante sus estudios universitarios.

Pero, qué me diría si le cuento que esto sí tiene solución: El alma de emprendedor puede cultivarse desde muy niño. En la primera infancia es donde comienza la travesía, son los padres  los primeros en ir formando a los pequeños emprendedores. A su vez, con la ayuda del colegio poco a poco se irá cosechando lo que se plantó con mucho esfuerzo. Así es como en el ideal funciona, ¿en la vida real se pone en práctica? Sí.

Escuela S.A.

En la Escuela de Incubación de Los Ángeles, todos los niños y adolescentes son motivados constantemente para crear su empresa. La Institución está tan comprometida con esto que ha desarrollado una malla curricular especial, de tal manera que han concebido todo un ambiente físico y psicológico escolar-empresarial.

 

La filosofía del colegio consiste en entremezclar la atmósfera escolar y la rutina de las grandes compañías. Por ejemplo, utilizan jerga corporativa, por tanto ellos no pasan de grado, “pasan de nivel”. Además, en las clases es frecuente debatir sobre estrategias de mercado, cada uno busca la forma más efectiva de ser un empresario exitoso.

Come dije, no solo se trata de estimularlos mentalmente, el ambiente físico también influye. Debido a ello, la escuela en su totalidad está envuelta de carteles motivacionales en las paredes, y en todas las carpetas hay una tablet o laptop. A consecuencia de esto, sus estudios indican que casi el noventa por ciento de la población escolar desea dirigir su propia empresa cuando termine el colegio.

Ahora bien, dígame usted querido lector, ¿está de acuerdo con esta forma de enseñanza? En mi opinión, es la más innovadora que he escuchado, no sé si la aplicación de ésta a la escuela peruana funcionaría, pero por lo menos en Los Ángeles sí. De hecho, modificar o flexibilizar el sistema escolar de Perú es muy complicado, es por ello que existe otra forma de sembrar emprendedores.

Actitudes sí, cómo debe ser no.

[cita class=”d”]“No se trata de enseñar cómo ser emprendedor, sino cuáles son las actitudes que tiene un emprendedor”, afirma Xavier Sala-i-Martín, profesor y creador del prestigioso Índice de Competitividad Global. [/cita] En efecto, se cree que el modo correcto de enseñar es directivamente, es decir, indicando qué hacer, qué decir o qué no hacer o decir; sin embargo, moldear una personalidad, por así decirlo, implica más elementos.

Como indica el docente en una entrevista, se debe enseñar al niño a hablar, a preguntar, a cometer errores y recuperarse de ellos. Es mostrarles cómo será su vida de empresario, de nada valdrá que sepa los mecanismo legales, sino sabe cómo portarse como un hombre de negocios. Lo bueno es que esta instrucción no es cara, pues usted padre o madre puede aplicarla con su niño(a) en cualquier momento.

Imagínese que está en un centro comercial, y de pronto el joven de ventas lo atiende mal, aproveche ese momento para enseñar a su hijo que el comportamiento de ese empleado influirá negativamente en su ganancia, pues a mal servicio menos clientes. Edúquelo para evaluar, para que se  cuestione, para que comprenda que una empresa lo conforma desde el más pequeño trabajador.

Asimismo, no desperdicie ninguna situación para enseñar, pues el aprendizaje es constante. Su niño no deja de aprender, él observa cómo resuelve los problemas, cómo maneja su vida empresarial.  Por ejemplo, en vez de darle propina puede fomentarlo a que repare algo de casa y se lo venda a usted, de esta manera está enseñándole el valor de los objetos y está explotando su creatividad.

Recuerde que su hijo puede, en algún momento, convertirse en el gerente de su empresa, no creo que quiera que lo lleve a la quiebra, ni que él estalle de desesperación por la frustración que sienta al no manejar bien la compañía. Si tiene un pequeño hijo, incítelo a crear un puesto de limonada, a vender galletas, a intercambiar juguetes para aprender a negociar, desde allí le aseguro que su sentido empresarial comenzará a emerger.

Finalmente querido lector, padre, madre, hermana, hermano, tío, tía, a usted lo desafío a poner a prueba a su menor pariente. Puede comenzar con algo pequeño, por ejemplo ofrézcale pagarle cada vez que le ayude a cargar las cosas del mercado, y rételo a que busque una estrategia de venta de su servicio para ganar más dinero. Fácil, ¿no? Póngalo en práctica y verá que sí.

Vía: BBC Mundo y FinanzasPersonales

Foto: Blog “angelsanchezt” y Terra

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.