Invertir en arte es más rentable que en depósitos y acciones

coleccionistas-de-arte

Negocios, depósitos a plazo fijo, bonos, acciones… ninguno tiene tanta rentabilidad como las obras de arte. ¿Cómo?

Por increíble que parezca, las obras de arte, especialmente la pintura y la escultura, se han convertido en los principales instrumentos de inversión de muchos especuladores privados pero también de importantes fondos de inversión de todo el mundo.

¿Qué tan difícil puede ser?

A primera vista, puede resultar sencillo invertir en arte. Uno va a una galería, ve cuál es la pintura o escultura que más le gusta, lo compra a unos 300 dólares, espera unos años y lo vuelve a revender a 10 ó 20 veces su valor. Pues bien, esto no funciona así, y especialista en arte que te diga esto te está engañando. Las inversiones en arte no se mueven bajo la misma dinámica que las acciones o los bonos.

Lee también: Tips para coleccionar arte sin gastar mucho dinero

Para invertir en arte se requiere de un simple requisito: conocer de arte. Mientras que en los bonos, acciones y otros instrumentos de inversión uno recurre al historial de dicha herramienta para prever su crecimiento  o decrecimiento a futuro, en el arte esto no es factible, ya que de lo que se comercia, al fin y al cabo, no es más que de sensaciones representadas en un material concreto.

Ahí está lo complicado de invertir en arte. Pero no es necesario que seas un experto en arte para invertir en este rubro. Puedes recurrir a un especialista en este campo para que te oriente en futuras adquisiciones, siempre y cuando no sea un galerista, pues éste tratará de hacerte comprar las obras de sus artistas representados.

[pullquote]Las principales casas de arte estiman que una obra puede obtener una rentabilidad de 5% a 10% por año como promedio.[/pullquote]

¿Cuál es la rentabilidad esperada?

Pues muy diversa. Ante todo, hay que diferenciar la inversión del arte en fase primaria y en fase secundaria. Hablamos de inversión primaria en arte, cuando las galerías obtienen un ingreso por la venta directa de las obras de arte. Y secundaria, cuando un privado revende esa obra comprada a una galería a otro privado. Y es en la fase secundaria donde se puede obtener la mayor rentabilidad.

Las principales casas de arte estiman que una obra puede obtener una rentabilidad de 5% a 10% por año como promedio. Incluso, han existido casos de obras que han triplicado su valor en menos de un lustro.

¿Todas las obras son rentables?

Aquí viene lo complicado. No todas las obras son rentables a largo plazo. Entonces, ¿cómo saber qué pieza elegir como inversión? Debes tener en cuenta estos puntos antes de adquirir una obra de arte:

  • Vigencia del artista: Tal vez una obra sea impactante, sin embargo, si el artista no se mantiene vigente a lo largo del tiempo a través de exposiciones o bienales, la obra sufrirá una disminución en el precio. No es extraño que algunas obras aumenten explosivamente su valor cuando el artista fallece. E, incluso, que algunas instituciones financieras compren obras de reputados artistas por la rentabilidad segura que ofrecen éstas.
  • Conservación: Hay una gran diferencia entre una obra de arte bien conservada y otra que no lo está. Si uno decide invertir en arte, debe contar con un espacio grande y climatizado para guardar las obras.
  • Originalidad: Las obras que se realizan en serie son las que menos valor obtienen en el futuro. Por el contrario, las obras extrañas o muy originales de ciertos artistas son las más rebuscadas por los coleccionistas de arte.

Vía: eleconomista.com.mx / gestion.pe
Foto: 20minutos.es

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments