La gente exitosa no se derrumba ante la presión

exito

Los líderes empresariales con entrenamiento y habilidades similares pueden reaccionar diferente ante situaciones de presión, es ahí donde radica la clave de obtener el éxito o fracaso en sus proyectos. Son tantas las situaciones con las que tiene que lidiar un líder y en la cual puede exponer su nerviosismo, si no posee las habilidades psicológicas que le permitan incrementar su potencial en momentos de presión: reunirse con clientes de alto perfil, responder a entrevistas, participar en charlas, vender sus ideas a varios clientes, entre otros.

Los negocios son como los deportes, la mente es un arma valiosa para lograr el éxito frente a la competencia. Si las personas son capaces de responder toman la presión como un desafío, en cambio otros entran en estado de amenaza lo que se manifiesta en su nivel de productividad.

Es probable que tenga más posibilidades de triunfo quien logre aguantar la presión, ser empresario no es tarea fácil ¿Quieres triunfar en tu negocio? Sigue los consejos que te damos a continuación para soportar situaciones bajo presión.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  • Reafirma tu autoestima

Antes de realizar un examen o una presentación suelen darse situaciones de nerviosismo, para afianzar tu confianza dedica un par de minutos a escribir sobre tus intereses y actividades. Esto ayudará a reafirmar la confianza en tus habilidades, sobre todo cuando se ponen en duda las capacidades.

  • Manejar las emociones

Las emociones influyen en tus pensamientos y acciones, para controlarlas tienes que ser consciente de ellas. Se recomienda practicar meditación, una práctica ideal para liberar emociones, con esto lograrás sobrellevar mejor las situaciones de presión.

  • Centrarse en los objetivos

Cuando eres parte de una situación que sientes es insostenible, lo mejor es centrarte en tu objetivo, la determinación para mantenerte concentrado te permitirá salir airoso bajo momentos de estrés.

  • Ser disciplinado

Las situaciones bajo presión hacen que uno se desespere y pierda el orden de las cosas, lo importante es mantener la disciplina, solamente con una atención permanente y al detalle de tu trabajo lograrás el éxito.

  • Adaptarse

Acostúmbrate a aceptar los cambios y adaptarte a ellos, ya que el estrés también se origina de verse inmerso en cambios y situaciones inesperadas.

  • Comprometerse con una tarea

Nada debe interrumpir la concentración a la hora de realizar una tarea, el compromiso con el trabajo es primordial.

  • Controlar las emociones y el miedo

Sentir miedo te paraliza ante situaciones de alto estrés, mientras que el deseo te vuelve una persona negligente. Estas emociones te desligan del trabajo, trata de no sentirte atrapado ante esto cuando tengas que lidiar con situaciones de presión.

  • Práctica del humor

Afrontar con un poco de humor las situaciones más complicadas es una de las mejores salidas. Ante una situación de alto estrés busca el lado gracioso, ríe o haz un chiste, la risa es terapéutica y te ayuda a salir adelante en situaciones difíciles.

  • Enfoque positivo

Antes de empezar el día ten un enfoque optimista, pensar que todo va salir bien en tu rutina diaria hace cambios significativos. Quizás tengas que lidiar con un día complicado, pero tu forma de afrontarlo te ayudará a salir adelante.

Las personas que tienen un enfoque positivo de la vida salen adelante y vencen los obstáculos que se presentan en los distintos ámbitos. Tú decides como afrontar tu día: siendo optimista o negativos.

  • Reducir las fuentes de distracción

Un enfoque y máxima concentración te harán sobrellevar situaciones de alta presión, tener multitareas gasta tu energía mental. Mejor es terminar una sola tarea, en vez de estar atendiendo 2 o 3 a la vez, ya que en vez de otorgar productividad genera distracción.

  • Hábitos saludables

Para aguantar la presión se requiere de tener hábitos de vida saludables, la actividad física y la buena alimentación mantienen un cuerpo y mente sana. Si comes comida chatarra, no duermes bien o tienes una vida sedentaria tu organismo responderá negativamente ante la presión.

  • Planificar el trabajo

Que el caos no reine a la hora de empezar con las labores diarias, el desorden y la desorganización lleva al atraso y a dolores de cabeza posteriores. Dejar las cosas para el último momento puede traer una sobrecarga de trabajo.

Para empezar a ser más eficiente incorpora hábitos de productividad: concentrarse en lo realmente importante, organizar las tareas según orden de importancia, planificar proyectos y administrar los tiempos.

  • Tomar descansos

Expertos señalan que la mente puede mantener la concentración como máximo dos horas, luego necesita de un descanso como mínimo de 15 minutos para recuperarse. Desconéctate mentalmente, te ayudará a sobrellevar las situaciones de presión, durante este corto tiempo mantén una conversación sobre otros temas, camina algunas cuadras, apaga el celular o aléjate de la oficina.

  • Confianza en ti mismo

La confianza muchas veces se ve acondicionada al escenario actual, olvidando las experiencias similares del pasado en las que saliste adelante. Recordar esto trae esperanza y aumenta la confianza, mientras más convicción tengas de tus habilidades, más preparado te sentirás para salir adelante.

  • Controla tu inteligencia emocional

Tu forma de ver las cosas se proyectará en tus acciones. Estos son los pensamientos negativos que perjudican tu desempeño en situaciones bajo presión.

–          Nunca-siempre

Se perjudica el control emocional cuando se dice “nunca me toman en cuenta” o “siempre hago las cosas mal”. Sugestionarse antes trae preocupaciones innecesarias.

Negativismo en el trabajo

Los problemas y toma de malas decisiones vienen del negativismo laboral continuo.

-Pronosticar el futuro

El futuro tienen sus propias preocupaciones, pensar en el ¿Que pasará? O afirmar una situación de antemano es perjudicial, más si se trata de pensamientos negativos.

–          Culpar a otros

El fracaso es consecuencia de los propios errores, no hay que culpar a otros acerca de tu visión.

  • Evaluar la situación

Ya que los nervios pueden jugar una mala pasada en situaciones bajo presión, es mejor que antes de actuar evalúes. Identifica las acciones correctas para no caer en errores e incrementar los problemas.

Un plan que sirve en estos casos: identificar la prioridad y las circunstancias, luego se hace una lista sencilla con lo que se tiene que hacer por orden.

Vía: Forbes, ehow, glidea

foto: Webayunate

 

 

 

comments

Autor entrada: tania24

Deja un comentario