Sobre Liderazgo: ¿Inspiras o intimidas? ¡Lee esto!

lider-alegre

¿Inspiras o intimidas? Estoy seguro que a ti como a mí, no nos gustan las teorías románticas de universidad o de “asesores sabelotodo” acerca del liderazgo, no son malas, pero a veces la teoría dista de la realidad… A nosotros nos gusta lo verdaderamente relevante,  lo que tiene que ver con tu vida diaria, por eso al final te voy a regalar tips prácticos sobre lo que he vivido como consultor y empresario, porque lo he probado yo mismo… Pero comenzaré por preguntarte si es que tú: ¿Te pareces al líder que tanto admiras? ¿Eres el líder que va a llevar a tu equipo al siguiente nivel? ¿Sabes trabajar en equipo o lo quieres dominar todo? ¿Sabes ganarte la confianza de tu equipo sin ser complaciente? ¿Te comunicas son pasión y entusiasmo? ¿Das y exiges el máximo compromiso y resultado a tu equipo? ¿Pones el ejemplo? ¿Inspiras o intimidas? Te hice estas preguntas porque debes estar seguro de ser el mejor líder para tu equipo; por otro lado, si te diste cuenta que no tienes algunas de estas aptitudes, deberías estar trabajando en conseguirlas o desarrollar tus otras fortalezas. De forma contraria podrías parecer el típico jefe “dictador o sabelotodo” del cual hay que escapar lo antes posible, porque resulta mentalmente agotador estar con él o ella. El Punto es Inspirar a tu Equipo Para El Éxito Y Ganar Liderazgo Inspirar, es respirar y darle a los demás ánimo. O sea, darles razones para que se “muevan” para que trabajen con un sentido claro, a las personas nos gusta saber que somos parte de algo grande, no trabajamos solo por dinero, nos gusta reconocer que somos importantes, porque formamos parte de algo grande, aquí te paso los tips:

1.- Entrena a tu equipo, tú misma(o), si no sabes cómo hacerlo profesionalmente aprende: La razón es simple, eso te compromete a crecer más y a ser coherente en la acción, con lo que conseguirás su respeto por el factor primitivo del ejemplo. Un director corporativo, me dijo que admiraba a su director de marca porque sabía cómo hacer que sus gerentes de área lograran operar tan bien como él lo hacía, mediante la capacitación directa y el ejemplo.

2.-Da el máximo y exige el máximo: En asuntos como la puntualidad, los procedimientos y los resultados. Pero también en actitud. Si exiges que tu equipo se muestre dispuesto, pon el ejemplo de servicio y ofrécete para ayudar en aquello que se les dificulta, luego pide que te superen ayudándose entre sí. Sin importar que sean amigos debes exigir el máximo potencial de cada persona, explicándoles que, de no ser así, simplemente les estarías subestimando, porque no se le exige nada a quien no tiene nada que dar.

3.- Enfoque humano: Apoya, ayuda y ofrece tu amistad. Salúdales siempre, no importa con quién estés, sin importar que en ese momento te encuentres con un acompañante prepotente (socio, esposo/a, cliente), debes saludar. Todos sentimos cuando alguien no nos saluda, algunos le dan demasiada importancia, así que pon atención a esto. Si no puedes ofrecer tu amistad a algún miembro de tu equipo, ¿por qué está en tu equipo? tarde o temprano esa bomba va a explotar.

4.- Límites Claros: No conozco ningún líder que yo considere inspirador, que no sea objetivo con los límites. No se deben negociar, a veces una pequeña concesión implica que más adelante deberás conceder más. Y también una pequeña muestra de firmeza, implicará una mayor en el futuro.

5.-Aprende a venderles la visión de tu negocio o empresa: Ellos deben sentir ese orgullo que tú sientes, debes reconocer que hay algunos que no se comprometen solo porque leyeron 5 manuales y un compendio de políticas. Si tú inspiras a tu equipo en los pasillos del negocio o en el campo (fuera de la sala de juntas) tu equipo comenzará a ver que todo tenía sentido. Muestra los beneficios a cada persona clave en tu organización. Un cliente me preguntaba recientemente por qué debía hablar con cada uno y yo le comenté que podía no hacerlo, pero le recomendé que lo hiciera para generar un círculo virtuoso: hablar con gente clave, ellos hablan entre ellos y te retro-alimentan a ti, pues de no ser así, alguien más le venderá su idea (apatía, cero esfuerzo, otro empleo, etc.) Mejor vende tú la tuya.

Al final solo importa el resultado, por eso recuerda que un equipo juega mejor cuando está inspirado, un  cantante, canta mejor cuando está inspirado, al igual que un chef cocina mejor cuando está inspirado y un enamorado, es mejor persona porque está inspirado… ¿O acaso crees que por enviar un email dictando tus órdenes, todos van a obedecer, solo por el hecho de que tú lo decretaste?… ¿Inspiras o intimidas?

Déjame tu respuesta escrita aquí mismo y si te gustó compártelo en facebook.

Un abrazo desde México

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion