Los supermercados y sus técnicas para seducir a los pequeños

supermercado

El 75% de las compras espontáneas de comida en los supermercados son gracias a los niños, un factor determinante para que estas empresas de venta masiva desarrollen estrategias enfocadas en los más pequeños. Los niños muchas veces son los encargados de que los padres se lleven algo más a casa, ellos piden y no se inmutan en añadir más cosas al carrito, así que es un hecho que representan un target muy importante.

El poder de persuasión de los niños

           – Un estudio de la Universidad de Texas A&M revela que un 75% de las compras de comida espontáneas se deben a la insistencia de niños.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


           – Uno de cada dos niños que pide a su madre comprar un producto en los supermercados logra su cometido.

         – Lo que compre un adulto en sus primeras visitas al supermercado marcará también la cesta de compra del niño cuando se convierta en adulto. Tal y como explica el autor de Así se manipula al consumidor, Martin Lindstrom, los niños son conscientes de las marcas a su alrededor y son capaces de guardarlos en su mente por largo tiempo.

         – Un estudio de una firma de análisis de mercado estadounidense señala: el 53% de los adultos y 56% de adolescentes usan marcas que son parte del recuerdo de infancia. La fidelidad que genera se debe a la nostalgia, es un hecho que el encanto de algunas lovemarks se debe a la continuidad y cierta tradición de uso desde la niñez.

Expresiones como “era el producto que usaban mis abuelos”  o “Mi abuela decía que ese café no es bueno” son frases que representan tradición y legado a lo largo del tiempo. Piensa en tus hábitos y en las razones por las que compras algo o dejas de hacerlo ¿Alguno de tus recuerdos de la niñez han incentivado estas costumbres de compra?

Publicidad para los más pequeños

Aunque suene increíble los niños menores de tres años suponen una inversión de 20.000 millones de dólares anual para las empresas a nivel mundial, es importantes señalar que en términos de mercado los estudios señalan que los bebés son capaces de crear imágenes mentales y asociarlas a una marca a edad temprana (6 meses).

¿Cuáles son sus personajes preferidos?

A diferencia de los adultos a los pequeños no les gusta ver a entrenadores de fútbol o actores, aunque los reconozcan, el mensaje resulta ser más efectivo si contiene a los personajes animados del momento. Es por eso que los supermercados se benefician de esto, que no te sorprenda ver a Bob Esponja en la esquina de un centro masivo vendiendo dulces o inclusive ofreciendo productos de limpieza para niños.

 Los más pequeños son los acompañantes en todo el proceso de compra y no se caracterizan necesariamente por ser selectivos como los adultos, durante su recorrido sus gustos son espontáneos. Y no solo los que han alcanzado la edad de la razón se dejan llevar por la publicidad basada en personajes, los bebés también asocian a estos personajes con las marcas.

Cuando los niños ven marcas ligadas a figuras animadas no es que de forma automática las amen, las ven, las asocian y las recuerdan mientras crecen.

Packacking

Los personajes populares son los que predominan en el empaque, los supermercados se valen del diseño del packaging infantil para capturar las mentes infantiles y aumentar las ventas.  Darle valor al empaque hace que los niños muestren interés y no duden en sumar productos al carrito de compras.

Las características más destacadas de un empaque para el público infantil: Colores llamativos como el rojo o el azul y frases que realcen la experiencia divertida de uso del producto. Puede que lo que compren los padres sea aburrido (cereales, galletas o leche), pero lo que importa es la promesa de diversión que viene en el empaque o los mensajes que realzan los valores saludables para generar mayor confianza en el padre.

  • El regalo extra

La táctica del regalo funciona con los niños, tal es el caso del menú infantil de marcas reconocidas, sus ventas se elevan gracias al valor agregado que ofrece: pulseras mágicas, muñequitos, dulces y más. Igual sucede en los supermercados, en los estantes se aprecian todo tipo de productos para los más pequeños que no dejan de ser simples cereales o galletas, pero que incrementan su valor gracias a los regalos extras, después de todo que pequeño no se dejará seducir por los stickers, muñecos, juguetes o vasos tomatodo.

  • La altura de los estantes

Es obvio que los niños no tienen la misma altura de los padres, un factor que es importante a la hora de crear estrategias de venta. Una técnica que muchos supermercados usan es concentrar los productos en sitios donde se concentra la atención del público, crean un foco de atención para que los niños vean lo que deberían ver y que más le conviene a la empresa.

Dentro de estas estrategias están las líneas de caja, una de las más rentables en ventas, en este punto lo consumidores esperan para pagar y visualizar los pequeños productos ahí puestos. Las líneas de caja son tremendamente llamativas para los más pequeños, aquí se ubican dulces, chicles y chocolates que son el última atracción para los consumidores antes de irse.

Es común ver en los estantes del medio o abajo productos infantiles, ya que por estar a la altura de los ojos de los niños ellos no dudarán en tomarlos.

La importancia del carrito de compra

Los carritos poseen un asiento para garantizar la seguridad y cuidado de los niños, pero también su diseño está ligado a mejorar el proceso de venta. La ubicación del asiento hace que para el pequeño sea más fácil ver los productos y ayudar así a los padres a llenar el carrito.

Otra técnica que están implementando los supermercados en la actualidad es el uso de carritos en miniatura, los cuales están en la misma ubicación que los carros de compra tradicionales. Mientras los padres creen que sus hijos estarán entretenidos y los dejarán comprar a gusto, no se trata más que de una táctica para que los pequeños añadan más productos a la compra del día.

Vía: Puro Marketing

Foto:subebe

Artículos Relacionados

comments