Ocho inventos creados por niños emprendedores

Abbey-Fleck

Camas elásticas, velas con aromas para hombres, orejeras, calientamuñecas, dispositivos para hablar bajo el agua …. Son inventos ingeniosos que nadie hubiera imaginado que fueron creados de las mentes de niños llenos de talento e innovación.

Sin duda que la imaginación de los niños no tiene límites. En realidad, la creatividad es muy importante, especialmente de pequeños cuando nos sobra habilidad e inventiva, de manera que les mostramos 8 proyectos de emprendimiento de éxito creada por niños:

El Water Takie de Richie Stachowski (10 años)

Cuando Richie tenía 10 años estuvo buceando en Hawaii con sus padres y cuando estuvo disfrutando del buceo disfrutó de la fauna y flora del mar maravillas por lo que quiso contarle tales las cosas fantásticas a su papá.

Pero no pudo “hablar bajo el agua”. Y al enterarse que no existía ningún dispositivo para comunicarse bajo el agua increíblemente creo varios modelos que fue probando en la piscina de su casa, hasta crear el Water Talkie, que es un artilugio que permite la comunicación subacuática hasta a 5 metros de distancia.

El pequeño Richie le propuso su idea al gigante del comercio para niños Toys “r” us, quien le compró el diseño fabricando 50.000 unidades de su fabulosa idea. Luego, Richie vendió la patente a Wild Planet Toys de San Francisco donde obtuvo ganancias por 15 millones de dólares al año.

George Nissen y la cama elástica (16 años)

En 1930, George Niessen se imaginó algo que revolucionaría el mundo de las acrobacias y el deporte: la cama elástica.

Luego de observar trapecistas que se dejaban caer sobre una red de seguridad, el niño pensó que sería más excitante seguir verlos rebotando para que hagan más piruetas. De modo que en el taller de sus padres se puso a trabajar en su idea.

Y cuando estudiaba la carrea de administración en la Nissen la Universidad de Iowa, Nissen siguió perfeccionando su artilugio hasta registrarlo, fabricarlo y venderlo al mercado.

Pero como su invento no era tan conocido decidió viajar por el mundo para exhibirlo que a la larga fue usada para el deporte de la gimnasia en los Juegos Olímpicos.

Los calientamuñecas de Kathryn Gregory (10 años)

Durante un invierno la pequeña Kathryn estaba jugando con la nieve cuando sintió como sus muñecas empezaron a dolerle por el intenso frío. Así que buscó un modo de mantenerlas calientes y secos.

Y así nacieron sus “Wristies”, que son unas mangas especiales que se lleva bajo el abrigo y los guantes. Primero Kathryn la probó con las Girl Scouts para luego comercializar su invento.

En 1997 fue la persona más joven en vender un producto con gran éxito, convirtiéndose en el 2010, a sus 16 años, en la CEO de Wristies, Inc.

Velas aromáticas para hombres de Hart Main (13 años)

La aventura de negocios para Hart Main empezó con una broma. De niño se burlaba de las velas perfumadas que elaboraba su hermana para venderlas y recaudar fondos en la escuela. Hart decía que eran perfumes de niñas y la retó a que haga para los niños.

Sus padres le sugirieron que él hiciera por lo que no se inmutó y empezó fabricar sus velas en latas de sopa recicladas con olores de café, menta o hierva recién cortada. Y así surgieron las ManCan con olores para hombres.

Dos años después, las ManCan de Hart Main fueron un éxito a tal punto que en el 2011 vendió 25.000 de sus productos.

Plato para cocinar tocino de Abbey Fleck (8 años)

Un día de 1992, Abbey Fleck y su padres preparaban tocino en su casa de Minneapolis, Minnessota, pero al tratar de limpiar se dieron cuenta que era un fastidio limpiar el plato lleno de aceite.

Así que la niña le sugirió a su padre por qué no buscar la forma de “colgar” las tiras de tocino mientras se cocinan. No solamente se ahorraría papel, sino que sería más saludable. Entonces, luego de varios exprerimentos, padre e hija crearon un plato para el microondas con tres barras verticales donde eran colgadas el tocino.

Luego patentaron el invento como Makin’ Bacon vendiéndose como pan caliente todos los supermercados. En el 2012, la empresa facturó cerca a un millón de dólares al año.

Las orejeras de Chester Greenwood (15 años)

A Chester Greenwood se le congelaron las orejas cuando patinaba sobre hielo en un lago de Maine 1873. Intentó abrigarse con una bufanda, pero no tuvo éxito, así que fabricó una especie de estructura de alambre pidiéndole a su abuela que le cosiera unas almohadillas. Así nacieron las primeras orejeras.

En 1877, Greenwood patentó su invento a la que dedicó gran parte de su vida perfeccionándolo para luego ser usados por los soldados de la Primera Guerra Mundial. Logró hacerse millonario.

Los sujetapinturas de Cassidy Goldstein (12 años)

De niños todos hemos tenido problemas con las crayolas que se parten. A Cassidy Goldstein también se le rompían lo que era frustrante para ella.

Pero la joven hábilmente encontró un tubo de plástico ( esos en los que vienen protegidas las rosas) la que utilizó como sujetacrayolas.

En el 2002 patentó su invento y firmó un contrato con una empresa que le ofreció el cinco por ciento de las ganancias de la ventas. Tal es así que en el 2006 fue nombrada Joven Inventora del Año por la Fundación de Propietarios de Derechos Intelectuales de Estados Unidos.

Los posters magnéticos de Sarah Buckel (14 años)

Como a toda niña a su edad, a Sarah Buckel le encantaba también decorar su gabinete metálico de la escuela pero cuando llegaba el verano, le disgustaba quitar nuevamente sus afiches para decorar con otros. Y como su padre trabajaba en una empresa de impresiones y pegatines, la joven le pidió un poster magnético.

De tal modo que su padre vio que tal idea podría tener un gran éxito en las ventas. Así nacieron los adornos magnéticos para gabinetes que se vendieron en varias cadenas de tiendas y en el transcurso de un año, el invento de Sarah logró recaudar el millón de dólares en ventas.

Ante lo visto, ¿crees que existe talento en la juventud peruana aún sin explotarla? ¿Cómo lograr descubrir sus habilidades?

Vía: emprendoconvodafone
Foto: tinytooh

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion