Organízate priorizando objetivos: Jerarquiza, evalúa y actúa

emprendedoractividad_24_08

Por lo general, muchos ejecutivos pasan de reunión a reunión o de crisis a crisis sin pensar siquiera en el razonamiento que hay detrás de sus apretadas agendas.

En este caso, utilizan muy poco tiempo en actividades que realmente ayudan a alcanzar sus principales metas y suelen presentar una falta de coherencia entre prioridades y distribución de horas.

1. Jerarquiza tus propósitos: Se pueden dividir en dos categorías como son propósitos facilitadores, que son los que ayudan a cumplir objetivos, y los propósitos asignados, es decir aquellos que te fueron dados. Por ello, decide qué objetivos van en qué categorías y después haz un ranking de los más a los menos importantes.

Estos propósitos también pueden impulsar un objetivo de otras maneras. Imagina que te asignan un nuevo proyecto (es decir, un objetivo) que requiere de tu completa atención. Entonces, querrás deshacerte de la mayor cantidad de pendientes posible. Terminar los propósitos menos importantes también te alejará de preocupaciones. Enlista y jerarquiza tus propósitos facilitadores basándote en la importancia del objetivo y en cuánto ayuda un propósito en particular a alcanzarlo.

Las tareas asignadas se refieren a los pendientes diarios que por lo general suelen parecer ajenos al gran panorama. Aunque son inmediatas y concretas, esto no significa que sean lo suficientemente importantes para consumir tu tiempo. Considéralas con prioridad baja y usa el menor tiempo posible en ellas.

2. Evalúa cómo gastas el tiempo: Ahora determina qué tan efectivo es tu horario de acuerdo a ellos. Toma tu calendario y responde a estas seis preguntas:

– ¿Cuántas horas pasas en el trabajo a comparación de otras actividades?

– ¿Cuáles son las tres principales actividades en el trabajo en las que usas tiempo?

– ¿Cuántas horas a la semana gastas en juntas, haciendo reportes o respondiendo correos?, ¿Tu horario semanal será similar dentro de un año?

– ¿Cuáles serán las 3 principales actividades en las que usarás tu tiempo el próximo año?, ¿Cambiarán a las que tienes actualmente? ¿Cómo medirás los éxitos y fracasos el próximo año?

– Compara tu distribución de tiempo con tu ranking de objetivos y propósitos. ¿Qué porcentaje de tu tiempo usas en las actividades que te ayudan a alcanzar tus mayores objetivos? ¿Cuánto tiempo usas en tareas de poca importancia?

3. Actúa: Algunos profesionales nunca piensan en sus objetivos y propósitos, por lo que terminan olvidando o rezagando las metas más importantes. Evita que esto te ocurra a ti.

Fuente: Soyentrepreneur

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion