5 empresas exitosas fundadas por duplas ganadoras

La mayoría de estos emprendedores exitosos, antes de convertirse en socios, ya eran amigos inseparables, casi como hermanos.

Existe algo en común en las historias de cofundadores exitosos: cada integrante de la dupla sabe perfectamente en qué es bueno, y deja trabajar al otro en lo que sabe que posee limitaciones.

Pero, en vez de construir una empresa dividida en dos partes, cada uno liderando la parte que le corresponde, estructuraron organizaciones en la que los talentos se complementaron, sumando el ingenio de ambos ejecutivos hasta desarrollar innovaciones únicas.

Precisamente, por ese afán de complementariedad de las habilidades, la mayoría de estos dúos encabezan algunas de las empresas más exitosas del siglo XX. Unos pocos, a pesar de los éxitos, se dejaron de hablar. Ese fue el caso de emblemáticas duplas, como Steve Jobs y Steve Wozniak, quienes se distanciaron por muchos años, o Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin, quien se enfrentaron legalmente.

En todo caso, podemos identificar cinco duplas exitosas que engendraron empresas que cambiaron el mundo tecnológico:

1. Larry Page y Sergey Brin (Google, 1996)

En el verano de 1995, cuando Larry Page conoció a Sergey Brin, anfitrión voluntario para los nuevos estudiantes en la Universidad de Stanford, no se podría describir como el mejor encuentro de dos mentes brillantes. Les bastó con compartir un apasionado interés por las ciencias de la computación para que, al año siguiente, gracias a una tesis que desarrollaron juntos, estos dos personajes se acercaran y sumaran las habilidades necesarias para revolucionar el mundo de la tecnología para siempre.

2. Bill Hewlett y Dave Packard (Hewlett Packard, 1938)

Bill Hewlett y David Packard, compañeros de carrera y grandes amigos en la Universidad de Standford, luego de dos semanas en un campamento, imaginando los aparatos que la tecnología de la época les permitiría inventar, fundaron una pequeña empresa de productos electrónicos en el garaje de los padres de Dave. Su primer invento fue un oscilador de audio de precisión. Su primer cliente fueron los estudios Walt Disney Pictures. Hoy, después de casi siete décadas, HP es la empresa de productos tecnológicos más importantes del mundo.

3. William Procter y James Gamble (Procter & Gamble, 1837)

No fue fácil hacer negocios en el Estados Unidos de la primera mitad del siglo XIX. Pero, entre los empresarios que se atrevían a poner en marcha un negocio, estuvieron William Procter y James Gamble, quienes aportaron en partes iguales un capital aproximado de US$3.500 para fundar una fábrica de jabones y velas. Hoy, camino a cumplir 200 años, P&G es una de las cinco empresas de consumo masivo más grandes del planeta.

Te puede interesar: 8 Millonarios que crearon sus fortunas desde cero (y como lo hicieron)

4. Daniel Ek y Martin Lorentzon (Spotify, 2006)

Daniel era un multimillonario sueco de 22 años que acababa de vender una empresa dedicada a la publicidad online. Martin era un inversionista especializado en startups de 36 años que acababa de comprar la empresa de Daniel. Una noche, echados sobre un colchón, cada uno con su laptop, imaginaron un negocio en el que las personas pudieran escuchar música sin tener que descargarla. Martin logró resumir el concepto en dos palabras: Spot & Identify. Daniel, algo distraído, escuchó: Spotify. Así que ambos cofundadores lanzaron la versión beta de la que sería una aplicación con más de 100 millones de suscriptores.

5. Walt y Roy Disney (The Walt Disney Company , 1923)

Walt era un joven dibujante altamente creativo, con una visión poderosa y un sueño que quería llevar a cabo cueste lo que le cueste. No tenía ni qué comer, pero creaba decenas de personajes, a quienes imaginó en un parque de diversiones, jugando con los niños. Roy, su hermano, era más sensato. Después de servir en la Marina, gracias a su talento con los números, entró a trabajar a un banco. Cuando Walt decidió hacer un negocio en serio, llamó a Roy para que se sumara al proyecto. Fue gracias a la visión de negocios de Roy que las ideas de Walt por fin tomaron forma, sentando las bases de la empresa de entretenimiento más poderosa del mundo.

Vía: elcomercio.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados