Cómo esta mujer logra ganar US$100 millones al año vendiendo botellas de plástico

Si crees que en el mercado de las botellas de agua ya no se puede innovar, espera a que conozcas la historia de Sarah Kauss.

Las botellas de plástico no sólo tienen como destino ser reciclados para cuidar el medio ambiente, sino que además existe la posibilidad de ganar dinero, pero mucho dinero.

Este es el caso de S’well, que pasó de ser un simple proyecto hasta convertirse en una empresa mediana que en dos años de fundado logró vender 47 millones de dólares.

Se trata de la empresa de Sarah Kauss quien en el 2010 decide embarcarse en un proyecto para crear una botella ecológica que, a simple vista, no son más que botellas de agua. Pero ¿qué hace a sus botellas de 45 dólares tan especiales?

Todo se inició cuando Kauss se dio cuenta de algo que en un primer momento pudo parecer superficial: su botella de agua no combinaba ni se veía bien al lado de su costoso bolso de mano. Además, no le agradaba la idea de contaminar el ambiente con botellas desechables de plástico.

“Y también eso cambió luego que viera imágenes de pedazos de desecho de plástico flotando en el océano y el impacto que tienen en el planeta. En ese momento supe que mi idea de la botella tenía que llevarse a cabo”, recuerda esta empresaria.

Botellas ecológicas

Al año siguiente, Kauss lanzó su emprendimiento, S’well, una línea de botellas de acero inoxidable reutilizables que están diseñadas para mantener las bebidas frías durante 24 horas y calientes durante 12 horas.

Desde entonces, la firma con sede en Nueva York ha vendido 6 millones de botellas. El negocio es rentable y vio un aumento del 400% en los ingresos entre 2013 y 2014; y donde el 2015 , su empresa facturó US$ 50 millones al año. Pero el despegue fue el año pasado, al ganar 100 millones de dólares.

Lo cierto es que Kauss sólo quería que su botella fuera tan elegante como su bolso.  Sin embargo no todo se trata de botellas lindas para presumir. Estas son algunas de las características que hacen a sus botellas diferentes:

– Son reutilizables.
– Están compuestas de acero inoxidable de doble pared, el mejor si se trata de aislar la temperatura de las bebidas –caliente por 12 horas y frío por 24- y es más sostenible que el plástico.
– Caben en cualquier contenedor para botellas y vasos.
– Su diseño es minimalista.
– Sus materiales evitan que se condense el agua y que, por lo tanto, se moje el exterior de la botella.
– Sus diseños cambian, así que no se verá solamente cinco colores en sus productos. En realidad S’well lanza dos colecciones al año, tanto que al día de hoy cuenta con 78 diseños distintos.

Te puede interesar: La historia del panadero que durmió en el piso de su negocio y hoy es dueño de 250 restaurantes

Negocio millonario

Con todo ello, la idea tuvo éxito y cautivó a los nuevos y potenciales consumidores cuando apenas S’well se distribuía en pequeñas tiendas de retail y se sostenía con los ahorros de Kauss, las ventas en locales independientes y con distribuidores, de modo que su fundadora nunca tuvo que pedir financiamiento a la banca o a capital privado.

“Seremos una compañía de mil millones de dólares… es fácil. Sé qué hacer ahora. Tenemos la gente y los procesos donde deben estar y el mercado está justo ahí… podríamos ser sólo una compañía que vende 50 millones de dólares, pero eso es aburrido”, asegura la emprendedora de 42 años que tiene como meta ser una de las mejores empresas en la industria que mueve en el mercado 7 billones de dólares.

Cabe anotar que las botellas S’well vienen en 90 colores y tres tamaños, y su precio oscila entre 25 y 45 dólares. Las botellas se venden en las principales tiendas alrededor de Estados Unidos, entre ellas Nordstrom (JWN), Starbucks (SBUX) y J. Crew.

S’well además apoya a organizaciones caritativas y enfocadas en el uso eficiente del agua y los bosques. Sus productos se venden en 65 países que incluyen Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudamérica, el Medio Oriente, Europa y las Islas Caribe.

Sin duda que la conservación del medio ambiente sigue estando en el corazón de su emprendimiento. “Quiero deshacerme de las botellas de plástico”, enfatiza finalmente Kauss.

Vía: Inc

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL