Cómo un estudiante de 15 años logra fundar una empresa de bicicletas de US$30 millones

A sus 15 años, Mike Radenbaugh, sólo estaba preocupado con llegar a tiempo a la escuela. Nadie hubiera imaginado que sería el comienzo de fundar una empresa que le ha generado fama, fortuna y riqueza.

Mike Radenbaugh es el hombre detrás de la bicicleta eléctrica que ha logrado crear una empresa que entre otras cosas le ha hecho millonario. Y pensar que nunca tuvo la intención de crear una empresa: solo necesitaba llegar a tiempo a la escuela.

Su increíble historia comienza en el 2005, cuando al tener 15 años se matricula en una gran escuela secundaria regional que se localizaba a 25 kilómetros de distancia de su casa de una ciudad rural del condado de Humboldt, California.

De tal modo que el viaje de ida y vuelta de 50 Km. era demasiado lejos para hacerlo en su bicicleta de montaña y el autobús no era confiable. Hasta que Radenbaugh se unió a un foro en línea de “geeks tecnológicos” y exploró formas en las que podía adaptar una batería a su bicicleta.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Nace la bicicleta eléctrica

Así que fue a una tienda de motocicletas y a Radio Shack a comprar piezas y se puso a trabajar. Seis meses más tarde, después de arreglar los errores y esperar por las piezas en el correo, Radenbaugh fabricó su primera “bicicleta Franken”, tal como él la describe.

“No se veía bien, tenía una batería de plomo, un motor sin escobillas y todos los cables estaban encerrados. Pero, manejando a 55 km por hora causa sorpresa y admiración en toda la ciudad que quedó entusiasmada con este modelo de bicicleta”, recuerda.

Tal fue el impacto que el periódico local, The Redwood Times, publicó una historia sobre la bicicleta eléctrica de Radenbaugh y comenzó a tomar pedidos de conversión personalizados. Así nació su empresa Rad Power Bikes.

“La mayoría de la gente llegó a vivir Humboldt para vivir y estar en contacto con la naturaleza por lo que no era vital tener un auto por que era una zona rural. Así que mi bicicleta eléctrica cautivó a las personas que creen en la exploración de la energía alternativa”, señala Radenbaugh.

Actualmente, Rad Power Bikes es muy elogiado por los clientes. “La mayor parte de nuestro crecimiento es impulsado por nuestros clientes actuales que les gusta compartir sus bicicletas con amigos y personas que pasan y difunden la noticia de lo que nuestra empresa está haciendo“, asegura el joven emprendedor de 27 años.

Hoy, con 28 empleados, la empresa con sede en Seattle vende decenas de miles de bicicletas cada año. En el año 2016, su startup logró tener 7 millones de dólares en ventas y se espera casi cuadruplicar esa cifra a finales de este año con más de 30 millones de dólares en ventas.

Negocio de éxito

Ese tipo de éxito parecía una manera de salir adelante para dedicarse a otras cosas, pero al ver que las bicicletas eléctricas personalizadas pagaron su matrícula universitaria en la Universidad Estatal de Humboldt y la escuela de posgrado en UC Davis, Radenbaugh se dió cuenta que podía ganar más dinero por lo que instaló un taller fuera del campus, que compartió con su mejor amigo de la infancia y socio comercial, Ty Collins.

Y no fue hasta que intentó una campaña de crowdfunding en que Radenbaugh comprendió el potencial máximo de Rad Power Bikes. En abril de 2015, Radenbaugh y Collins, unidos por su amigo de la universidad Marimar White-Espin, iniciaron una campaña en Indiegogo para lanzar la primera moto de la compañía, el Rad Rover. Esa bicicleta marcó su primera incursión en la fabricación de bicicletas eléctricas.

La campaña tenía una meta conservadora de obtener US$ 40.000,pero pasaron más allá de esa meta, ya que 300 personas compraron este modelo de bicicleta durante la pre-venta, recaudando más de 320,000 dólares. Las motos Rad Power ahora se venden por US$ 1,500.

Después de la campaña, Collins dejó su trabajo como ejecutivo de marketing y se unió a sus cofundadores para comenzar a cumplir con las órdenes. También atrajeron la atención de los inversionistas locales Mike Girton y Hugh Holman. “Descubrimos que Radenbaugh había estado haciendo y vendiendo bicicletas desde que tenía 15 años y la campaña de Indiegogo demostró que tenían un mercado hambriento, listo para su producto. Fue el momento adecuado para invertir ya que Radenbaugh necesitó ayuda para descubrir la fabricación china, en la que tenemos experiencia“, señala Hoffman.

Te puede interesar: De vivir en las calles a millonario con un negocio de jugos de fruta

Otra cosa que atrajo a Holman y Girton para invertir en la empresa fue que Radenbaugh no estaba buscando toneladas de dinero. Rad Power Bikes sólo necesitó 180.000 dólares para comprar nuevos inventarios después de cumplir con las órdenes de campaña de Indiegogo y comenzar a fabricar su segundo lote de bicicletas.

En 2015, Radenbaugh y sus socios construyeron la tienda y la sede principal de la empresa en Seatlle, Washington, un espacio de 10.000 pies cuadrados en Salmon Bay, en el barrio Ballard.  La compañía también puso en marcha su operación de ventas online ofreciendo envío gratis. La compañía ahora vende bicicletas a clientes de todo el país.

Mirando el pasado, Collins se asombra por la trayectoria de Rad Power Bikes. “Comenzar en este negocio fue un sueño que tuvimos como adolescentes de una pequeña ciudad. Nadie tiene que ser de una gran ciudad y egresar de una escuela de lujo para alcanar el éxito. Solamente hay que trabajar duro. Nos tomó años construir la marca, trabajamos después de nuestras labores del día y durante los fines de semana, pero lo hicimos funcionar“, añade finalmente Collins.

Vía: Inc

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P