¿Iniciarás tu propio negocio? Échale una mirada a las franquicias

Si eres emprendedor y quieres montar tu propio negocio pero no cuentas con los recursos y/o las habilidades suficientes para ello, adherirte a una franquicia puede ser una muy buena opción.

La franquicia como modelo de negocio es, sin duda, uno de los esquemas comerciales más difundidos y con mayor expansión a nivel mundial en los últimos tiempos.

Esto se debe a que permite un rápido crecimiento, una disminución de riegos y el acceso a economías de escala, entre otros importantes beneficios. Sin embargo, es importante destacar que la franquicia no es una solución mágica ni garantiza el éxito de las partes que intervienen en ella.

Como todo negocio requiere esfuerzo e implica un riesgo, además de representar una serie de obligaciones y compromisos para ambas partes, siendo fundamental generar beneficios recíprocos y nunca perder de vista al cliente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Qué es una franquicia

Una franquicia es uno de los modelos más actuales de negocio. Se trata de un sistema donde el emprendedor inicial a saboreado el éxito en la explotación de su negocio y decide otorgar licencias con el fin que los franquiciados – o nuevos emprendedores – puedan reproducir, exactamente, su formato de proyecto comercial, así como su marca y sus valores.

El nacimiento de la franquicia, como concepto moderno, se remonta tras la Primera Guerra Mundial, momento en el que numerosas empresas norteamericanas decidieron expandirse y desarrollarse a grandes niveles. No obstante, la gran revolución de este formato de negocio llegó de la mano de la conocida cadena McDonald’s, un verdadero imperio en todo el mundo.

Ventajas de las franquicias

El sistema de franquicia se ha consolidado ya en todo el planeta. Existen múltiples ventajas que las han llevado a ser una de las mejores opciones a la hora de abrir un negocio, al tratarse de un modelo exigente, eficiente y moderno.

Algunas de las ventajas que han contribuido a su éxito son:

  • Mayor posibilidad de crecimiento y expansión de manera rápida.
  • Los riesgos del propio emprendimiento se compensan con la red de la multinacional, que ofrece mejores posibilidades administrativas y de recursos, a la vez que se reduce el riesgo de iniciar un negocio propio.
  • Al tratarse de un negocio ya previamente desarrollado, es más fácil el emprendimiento y la dirección de los objetivos económicos.
  • La empresa madre ofrece el conocimiento para que el negocio prospere óptima y exitosamente.
  • El pertenecer a una cadena o marca hace que el consumidor identifique y conozca previamente el negocio. La marca ya ha desarrollado previamente su prestigio.
  • Es más fácil y rápido recuperar la inversión inicial, teniendo en cuenta que el desarrollo se produce de manera eficaz en un tiempo menor.
  • Es más difícil que el negocio se estanque, dado que al pertenecer a una cadena la actualización y la renovación de los productos son continuas, para seguir creciendo.
  • Es mucho más fácil realizar estudios de mercado y saber hacia que target se dirige la franquicia, dado que ya está pensado previamente por el franquiciador.
  • No importa la experiencia previa. El negocio ya está montado, tan solo se tiene que comprometerse con su óptimo desarrollo.

Te puede interesar: 5 libros sobre franquicias en PDF para descargar gratuitamente

Desventajas de las franquicias

Aunque haya numerosos aspectos positivos que pueden permitir abrir un negocio a través de una franquicia, hay que conocer también los inconvenientes que esto puede provocar para poder tomar una decisión coherente y adecuada a las necesidades comerciales y emprendedoras.

A continuación te mostramos algunas de estas desventajas:

  • A veces el costo de abrir una franquicia puede ser un tanto elevado, dado que existen ciertas cláusulas que deben pagarse (canon por publicidad, canon de entrada y Royalty, entre otros).
  • El franquiciado debe seguir ciertas directrices y modelos impuestos por el franquiciador, aunque ambos sean entes independientes.
  • La mala imagen o prestigio de la cadena o sus productos puede afectar al desempeño y la labor de la franquicia.
  • El franquiciador puede rescindir en cualquier momento el contrato, además de determinar su duración.
  • Puede darse de que la cadena no cuente con los recursos suficientes para impulsar la franquicia, en algún momento dado.

Vía:negocios.uncomo.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL