Anímate a crear tu imprenta… pero una 3D

Las imprentas dominan nuestro escenario por doquier. Tanto que ya no sabemos qué es lo que sucederá con la inmensa cantidad de diseñadores gráficos, operarios de impresión y empresarios dedicados a este rubro. Pero como la tecnología avanza hoy a pasos agigantados, se abre un nuevo espacio para los especialistas de este sector: la imprenta 3D. ¿No sabes qué es una imprenta 3D? Aquí te damos algunos detalles de esta interesante idea de negocio.

De la imprenta en papel a la 3D

Nos hemos acostumbrado a los clásicos diseños en 2D, de diseñar e imprimir. Sin embargo, con la tecnología 3D, las ideas se transforman en realidad. Durante años, las personas comunes y silvestres han tenido que contentarse con hacer prototipos a base de técnicas muy rudimentarias en casa. Las empresas, por su parte, han optado por industrializar el proceso con resultados excelentes, pero con un gran costo de realización.

Todo esto acabó con la aparición de las primeras impresoras 3D. Están máquinas convierten tus diseños en prototipos tangibles, que asumen la forma y el tamaño que tú has diseñado. Si bien las primeras impresoras 3D eran muy caras, en la actualidad se encuentran en el mercado impresoras de este tipo en un rango de 400 hasta los 2.000 dólares.

Costos y beneficios de una imprenta 3D

Por supuesto que líneas arriba hablamos de las impresoras 3D más baratas del mercado. Si quieres una de las que ofrecen mejor calidad de trabajo, el precio puede superar los 3.000 dólares en promedio. Hay que recordar que el plazo de recuperación de la inversión en una imprenta 3D es de larga duración, siendo lo más recomendable adquirir varias máquinas, quizás, unas 6 ó 7 máquinas 3D de las más simples que se puedan encontrar en el mercado, y unas 2 de alto coste dedicadas a los trabajos más complejos (de corte industrial).

Y aquí viene el porqué de la recomendación. El mercado de impresiones 3D es aún reducido, por lo menos entre el público común y corriente. Son las empresas grandes quienes pueden convertirse en tus mejores clientes (modelo B2B) y pagarte los mejores precios por tus servicios. Sin embargo, para obtener ingresos de manera semanal requieres de “peces pequeños” (modelo B2C) que hagan sustentable tu negocio. Y para eso están las impresoras 3D para aficionados.

Algunos datos respecto al servicio

Habrá ingenieros, médicos y diseñadores que vengan con sus diseños ya digitalizados (el formato más común es el STL), y tú únicamente tendrás que “imprimir” el trabajo. Sin embargo, existirán otros clientes que no sepan nada sobre diseños 3D, para lo cual necesitarás conocer sobre este tipo de diseños o contar con un profesional experto en este tema. Por supuesto que la labor creativa implica un coste extra al servicio de impresión. Y no olvides añadir el coste de tus insumos, como las tintas utilizadas o los materiales de impresión, tales como el nylon, el PLA o el ABS. Para trabajos más complejos puedes adquirir termoplásticos de mejor calidad que los ya mencionados.

Tampoco puedes olvidar que existe un importante mercado de gente, particular o procedente de empresas, que desea conocer el proceso de diseño e impresión 3D. Ya que cuentas con varias máquinas a disposición, puedes ofrecer talleres para recuperar lo más rápido posible la inversión realizada (hablamos de cerca de 40.000 dólares entre todos los equipos de impresión y algunos escáneres 3D). ¿Te animas a pasar del papel al 3D? Aprovecha ahora, ya que es un mercado aún en expansión.

Vía: merca20.cm
Foto: elpais.es

Deja un comentario