¿Cómo elegir una franquicia a tu medida?

Si estás pensando emprender en el difícil pero fascinante mundo de las franquicias, primero investiga bien su origen y analiza si está alineada con tus fortalezas para que tenga éxito.

Las franquicias se han convertido en una opción de inversión y crecimiento empresarial, y también lo son para aquellas personas emprendedoras que quieren tomar la decisión de cambiar la vida e impulsar la carrera en una nueva dirección.

Pero no es una decisión que debe tomarse a la ligera. Hay que comenzar a pensar cómo seleccionar la franquicia correcta para convertirse en un propietario exitoso. La mayoría de recomendaciones para seleccionar una franquicia se centran en costos de operación, el reconocimiento de la marca, formas de financiación, etc., todas sin duda, son aspectos a considerar.

Sin embargo, ninguna responde a cómo elegir el negocio de acuerdo al perfil de la persona que la va a liderar.  La incursión en una franquicia, debe verse como un emprendimiento y no solo una inversión, lo que implica que hay que comprometerse al 100% trabajar duro y poner todo de sí para el logro de los objetivos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Paso a paso

Al seleccionar una franquicia, el candidato debe seguir una serie de pasos y el franquiciante debe ser quien lo acompañe, asesore y ayude para saber si éste es realmente el negocio que el franquiciatario espera.

La tarea debe ser un esfuerzo conjunto, un trabajo estudiado y serio, para que al concretarse se produzca esa relación de negocio de la que tanto se ha hablado: el famoso ganar-ganar. En esta relación, quien primero debe ganar es el consumidor final, seguido, obviamente, por el franquiciante y por el franquiciatario.

Como primera medida, el candidato a franquiciatario debe decidir si realmente está hecho o tiene el perfil para serlo, y no dejarse llevar por la idea de que se va a hacer rico de la noche a la mañana.

Luego debe entender las ventajas y desventajas del sistema, y estar listo para que le digan cómo hacer las cosas y seguir las instrucciones.También debe decidir si está dispuesto a capacitarse y tener muy clara la cantidad de tiempo y dinero que está dispuesto a invertir.

La regla “dos a tres”

Superada la fase autoevaluatoria para saber si es un buen candidato, hay que pasar a la segunda etapa para resolver lo más importante: ¿En qué franquicia invertir?, ¿cuál es la mejor?, ¿cuál es la más indicada?

Lo más importante en este punto, es que no existe una receta universal para contestarlas. Se debe partir de la idea de “casarse” con una franquicia. Si lo que se desea es convertirse en franquiciatarios, hay que dejarse guiar por la experiencia y conocimientos que posee el franquiciante sobre el negocio en el que se pretende incursionar.

Al invertir en un negocio que tiene tiempo en el mercado y varias franquicias otorgadas, existe una mayor garantía de éxito, aunque es probable que los famosos “territorios” ya no estén disponibles para iniciar operaciones. Si por otro lado, se relaciona con un franquiciante con menos experiencia y menos franquicias concedidas, se puede escoger el territorio, si bien se tendrá menos experiencias de las cuales aprender.

Te puede interesar: 9 puntos clave al invertir en una franquicia

Los estadounidenses tienen una famosa regla: dos a tres o tres a dos, en la que plantean que un negocio que tiene por lo menos dos unidades abiertas por tres años, o tres unidades abiertas por dos años, es lo suficientemente experimentado y está listo para franquiciar.

Lo que no se debe perder de vista

Hay que analizar la mayor cantidad de información posible acerca de la franquicia que llamó la atención; leer sobre ella en diferentes directorios, revisar artículos y cualquier otro medio publicitario que se tenga a la mano. Algunas recomendaciones:

1. Visitar las ferias de franquicias para verificar los años que dicha franquicia tenga en el mercado y las unidades que tenga otorgadas.

2. Platicar y averiguar con otros franquiciatarios que ya sean parte del sistema.

3. Verificar la viabilidad financiera del negocio y compararlo con otros similares.

4. No quedarse con ninguna duda, verificar la organización de la empresa franquiciante, sus sistemas de capacitación y, sobre todo, su soporte operativo, que va desde los manuales hasta los programas de asistencia técnica que van a brindar.

6. Nunca olvidar a la competencia directa o indirecta y el futuro que el franquiciante vislumbra, así como los nuevos productos o servicios que van a brindar.

7. Identificar el posicionamiento que tiene la marca en el mercado y la aceptación de los clientes en la plaza en donde pretendas establecerte.

8. Investigar los fracasos que la empresa haya tenido, y si ha cerrado alguna franquicia averiguar por qué.

9. Investigar a los directivos que respaldan la operación del negocio.

10. Verifica la estructura legal de la franquicia, pedir una copia del contrato para analizarlo más detenidamente.

Vía: portafolio.co/Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL