Cómo iniciar un negocio de ropa con poco dinero

Si has trabajado en alguna tienda de ropa, conoces el negocio, tienes don de gentes y muchas ganas de ser empresario, reúnes casi todos los requisitos para crear tu propio comercio.

De niños, de mujeres, de hombres, de novias, de tallas grandes, usada… Muchas son las posibilidades para montar una tienda de ropa, por lo que si estás pensando en iniciar tu propio negocio, debes considerar algunas cosas a tomar en cuenta.

El negocio que se propone consiste en la confección y venta de prendas de vestir con una marca propia, utilizando para la confección talleres de corte y confección externos, y para la venta negocios intermediarios tales como stands, bazares y tiendas de ropa.

Ahora bien, si te gustaría iniciar un negocio de ropa, pero no cuentas con mucho capital, aquí te mostraremos los pasos necesarios para iniciar este negocio:

1. Determinar el tipo de ropa a confeccionar y vender

El primer paso para iniciar el negocio de ropa consiste en determinar el tipo de ropa a confeccionarse y vender; por ejemplo, si se va a confeccionar y vender vestidos, camisas, pantalones, camisetas (remeras), jeans, chaquetas, etc. Y entre los factores que deberías tomar en cuenta para determinar el tipo de ropa que vas a confeccionar y vender son:

  • Los gustos personales: lo primero que se debería hacer para determinar el tipo de ropa a confeccionarse y vender es buscar un tipo de ropa que sea del agrado y con el que gustaría trabajarse, ya que solo así es posible que se pueda mantenerse en el negocio con el tiempo a pesar de las dificultades que se pueda tener.
  • La demanda existente: para determinar el tipo de ropa a confeccionar y vender preguntarse también cuáles son las prendas de vestir más demandadas, y si se está considerando un tipo de ropa, qué tanta demanda existe para esta, y si existen suficientes compradores como para que su venta pueda ser considerada rentable.
  • La oferta existente: preguntarse también cuáles son las prendas de vestir con mayor oferta, y si se está considerando un tipo de ropa, qué tanta oferta existe para esta, cuál es la calidad de las prendas de la competencia, etc.

2. Elegir la marca

Una vez que se ha determinado el tipo de ropa a confeccionarse y vender, el siguiente paso consiste en determinar la marca que tendrán las prendas (tanto en lo que respecta al nombre como al logotipo de esta), asegurándose de elegir una marca atractiva y que sea acorde con el estilo que quiera dar a las prendas.

Y entre los consejos que se podría considerar para elegir la marca de las prendas tenemos:

  • Hacer una lista con las principales marcas de prendas de vestir que existen en el mercado, sobre todo para el tipo de ropa que se va a confeccionar y vender, seleccionar los nombres que más gusten, y tomarlos como referencia.
  • Tener en cuenta que una práctica común en el caso de las prendas de vestir es ponerles como nombre de marca un nombre de persona poco común, sobre todo en el caso de la ropa para mujer.
  • El diseño del logotipo es algo que uno mismo podría hacer con ayuda de un programa de diseño gráfico, pero si no se llega a diseñar uno que termine de convencer, se puede contratar los servicios de un diseñador gráfico que ayude con ello.
  • Si no se encuentra un nombre de marca que termine de convencer tener en cuenta que también se podría optar por contratar los servicios de un especialista en el tema que ayude a elegir la marca indicada.

3. Diseñar las prendas de vestir

Una vez que se ha determinado el tipo de ropa y la marca que tendrán las prendas, ha llegado el momento de diseñar estas, lo cual se podría hacer uno mismo simplemente comprando algunas prendas de vestir que gusten de marcas conocidas, y luego señalando las cosas que se les cambiarías, quitarías o agregarías.

Asimismo, en este punto, dependiendo del tipo de ropa que se vaya a confeccionar, por lo general se necesitará contratar los servicios de un modelista (patronista) que diseñe los moldes (patrones) que servirán de guía al taller de confección para que confeccione las prendas.

Te puede interesar: 10 razones para emprender con una tienda de ropa

4. Comprar la tela y los insumos

Una vez que se cuenta con los moldes de las prendas, el siguiente paso consiste en comprar la tela y los insumos que se necesitará para confeccionar las primeras prendas, tales como botones, cierres, etiquetas y accesorios.

La cantidad de tela, así como los insumos que se debe comprar es una información que el modelista debería darte en base a los moldes que haya diseñado y la cantidad de prendas que vaya a confeccionar inicialmente, y lo mismo en el caso de los lugares en dónde comprarlos, los cuales por lo general suelen estar en los alrededores de los mercados mayoristas de ropa.

5. Buscar un taller de corte y confección

Una vez que cuentas con los moldes, la tela y los insumos necesarios para confeccionar tlas primeras prendas o muestras, el siguiente paso consiste en buscar un taller de corte y confección que pueda confeccionarlas (el cual también podría proveerte un modelista e incluso brindarte el servicio de comprar la tela y los insumos que necesites).

Una vez en el taller hay que indicarle al encargado la cantidad de prendas o muestras que se desea que confeccionen, y brindarle las especificaciones necesarias para que te las confeccionen tal como se desea, para lo cual podría ser necesario que también llevarle las prendas de vestir que se haya comprado de marcas conocidas, e indicarle las cosas que gustaría cambiarles, quitarles o agregarles.

6. Buscar negocios intermediarios

Luego de tener las muestras listas, se deben buscar negocios intermediarios tales como stands, bazares y tiendas de ropa que vendan el mismo tipo de ropa o que se dirijan al mismo tipo de público objetivo, y acudir a estos con las muestras a ofrecer las prendas para que las vendan al público final; y una vez que alguno te haga un pedido, mandar a confeccionar las prendas al taller de corte y confección, y llevárselas.

Colocar una nueva marca de ropa en el mercado puede ser una tarea difícil, por lo que si los negocios intermediarios a los que acudas no aceptan comprar las prendas al contando, se podría ofrecérselas al crédito (por ejemplo, a 30 días), y en último caso dejárselas a consignación (ir cobrando por las prendas a medida que las vayan vendiendo al público).

7. Promocionar las prendas de vestir

Una vez que se ha conseguido que uno o más negocios intermediarios acepten vender las prendas, el siguiente paso consiste en promocionar estas, para lo cual se podría empezar por mandar a diseñar carteles y afiches que luego les des a los negocios intermediarios para que los coloquen en sus locales.

Otra manera de promocionar la marca es crear una página web en donde se publiquen imágenes de las prendas, e indicar los sitios en donde los consumidores las puedan encontrar o, en todo caso, crear simplemente una página en Facebook, la cual además de permitir publicar imágenes e información, permitiría captar seguidores a los cuales, con el tiempo, se podría ofrecerles descuentos u otras promociones.

Vía: crecenegocios.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados