El negocio del vending: Las máquinas expendedoras

En la actualidad, automatizar los procesos de venta de artículos pequeños es la tendencia en el comercio; de esta manera, se ahorra en costos, personal empleado y tiempo.

Este es el caso de las máquinas expendedoras, basta que una persona simplemente introduzca monedas, billetes, fichas o tarjetas y oprima un botón para que obtenga el producto deseado. El vending nació para satisfacer la necesidad del hombre de adquirir todo tipo de artículos en las mejores condiciones de higiene y calidad, en cualquier horario y lo más pronto posible.

1. Fácil recuperación de la inversión. En este caso, requiere al inicio, una inversión pequeña y reporta gastos generales bajos, lo que te permite recuperar la inversión en un tiempo relativamente corto, y aumentar rápidamente el capital. Desde el punto de vista económico, cuando el negocio se consolida, puedes dejar tu trabajo y dedicarte exclusivamente a las expendedoras.

2. Alta demanda. Hoy en día, el vending es un negocio de alta rentabilidad y más si tus productos son de “impulso” o de “primera necesidad” como lo son condones, cepillos de dientes, papel de baño, toallas femeninas. 

3. Ventajas impositivas. El hecho de contar con un negocio propio, aun cuando se trate de un negocio de dedicación parcial, posee claras ventajas impositivas y recortes de impuestos. Obviamente, las leyes impositivas varían de país en país, pero en la mayoría de los casos puedes deducir una parte del pago de su alquiler o pago hipotecario, seguro, cuenta telefónica, vehículo, depreciación de sus máquinas expendedoras, etc. 

4. Mercado en crecimiento. Los consumidores se familiarizan cada vez más con este tipo de servicios, a pesar que las máquinas expendedoras apenas están empezando a experimentar su auge, por lo que la demanda va en constante aumento y se considera como uno de los negocios más lucrativos y rentables para los próximos diez años.

5. Empleado ideal. Esto te entrega la oportunidad de contar con un vendedor las 24 horas del día los 365 días del año, el cual no recibe sueldo, no pide vacaciones, no necesita seguro social ni prestaciones, sólo un poco de atención en nuestros tiempos libres.

Fuente: Soyentrepreneur

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion