Las diferencias de género al momento de invertir

diferencias-de-genero

Aunque le parezca poco creíble, recientes estudios en Estados Unidos revelan que alcanzar frutos en las inversiones está más allá de cualquier tipo de educación financiera o bursátil que tengamos como background. Habría, tal vez, un componente hormonal detrás de nuestra forma cómo afrontamos nuestras inversiones. ¿Y esto por qué? Según estas fuentes, las mujeres tendrían mejores resultados que los varones. ¿Cuáles serían las diferencias entre ambos géneros al momento de invertir?

  1. Algo de esa sustancial diferencia tiene que ver con la facultad de poder planificar las inversiones. No resultará nada nuevo para usted saber que en el caso de las mujeres, existe una tendencia por una planificación más detallada de cara a obtener resultados a largo plazo.
  2. El nivel de confianza en un hombre es mayor, en tanto que observan con menor riesgo cada inversión. Esto, quizás, tendría algo que ver con el nivel de testosterona, aunque es algo casi imposible de determinar en el terreno científico. Para las mujeres, en cambio, existe una mayor aversión al riesgo, menos confianza en el mundo bursátil, y por ello, realiza inversiones más seguras.
  3. La diversificación del riesgo que asumen las mujeres puede guardar correspondencia con el punto anterior. Por el hecho que existe una mayor aversión al riesgo que compromete una inversión, resulta probable que las mujeres eviten invertir en un único tipo de activo.
  4. Las implicancias que conlleva invertir en una herramienta financiera es otro factor diferencial. Si asumimos que existe mayor riesgo en ciertos instrumentos que en otros, las mujeres preferentemente optan por aquellos activos que en años precedentes hayan reportado rentabilidad baja, pero segura.
  5. El empecinamiento en mantener la inversión en un activo que no viene siendo rentable, con la esperanza que en algún momento pueda recuperarse, parece ser una marca de fábrica de los varones. Todo lo contrario a las mujeres, que si observan una pérdida reiterada, suelen retirar sus inversiones antes que sea demasiado tarde.

Viendo así las cosas, se podría colegir que las mujeres son mejores inversionistas que los hombres. Aunque existe algo que se opondría a este postulado: existen más varones multimillonarios que mujeres multimillonarias. Hormonas o no detrás, lo cierto es que en muchas ocasiones nuestro comportamiento financiero y bursátil puede responder más a factores emocionales que a lo netamente cuantitativo. ¿Qué tipo de inversionista es usted?

Vía: Diario Gestión

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Artículos Relacionados

comments