¿Tienes un nuevo producto en mente? Ponlo a prueba con estas 5 preguntas

nuevo producto

Es común en los emprendedores que de pronto sientan que se les prende el foco y que tienen una gran idea para un nuevo producto o servicio. Pero ¿qué hay que hacer después? Antes de que renuncies a tu trabajo y gastes dinero para desarrollar tu nueva idea, ponla a prueba con estas 5 preguntas.

1. ¿Qué hace única tu idea?

Puede sonar severo, pero la gente no necesita tu idea, estamos en 2014 y el mundo ha podido sobrevivir sin ella. Así que tienes que ponerte a pensar qué hace diferente a tu producto para que se distinga de la competencia o por qué los consumidores preferirán tu producto en vez de otro que básicamente haga lo mismo.

2. ¿Quiénes son tus clientes?

No vayas a decir que todos. Piensa en un público determinado para saber cuánto cobrarás, de qué calidad será tu producto y cómo lo distribuirás. Crea una imagen de tu consumidor ideal, incluye su edad, sus ingresos, su nivel de educación, dónde vive, etc. Así podrás calcular el tamaño de tu mercado.

3. ¿Existe una demanda?

Luego de precisar a tu público objetivo, determina si existe demanda. Investiga en internet; pregúntale a las personas qué les gusta y qué no de tu producto, cuánto estarían dispuestos a pagar y dónde les gustaría encontrarlo. Esto te ayudará a saber qué tan grande es la demanda y así estarás más seguro antes de invertir tu dinero en el nuevo negocio.

4. ¿Cuánto dinero te costará desarrollar tu idea?

Introducir un nuevo producto al mercado es una tarea muy larga. Debes estar seguro de que podrás mantenerte en todo ese tiempo. Determina tu presupuesto inicial y los ingresos que necesitarás para seguir adelante con tu idea. Puede que los primeros meses tengas pérdidas pues los ingresos no cubrirán tus gastos.

5. ¿De dónde vendrá el dinero?

Muchos negocios fracasan por falta de capital, es decir, que no pueden sustentar la empresa el tiempo necesario para que el nuevo producto sea rentable. Tener amigos o familiares que puedan respaldarte con capital es algo positivo. También puedes pedir préstamos al banco. Lo más importante es que empieces tu negocio solo cuando estés seguro de que tienes el capital necesario.

Vía: Entrepreneur.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion