Tipos de negocios que funcionan durante la crisis

Durante una recesión económica son pocos los que se animan a emprender un negocio propio. Si eres del grupo de los “aventurados”, te contamos algunas ideas que siempre funcionan a pesar de la crisis.

negocios

Cuando un país se encuentra en situación de crisis económica, son muy pocas las personas que se deciden a dar el paso y emprender un negocio por cuenta propia. No obstante, esta opción resulta interesante si se lleva a cabo de forma correcta.

Todo ello si se logra elegir negocios en auge que extrañamente funcionan bien en momentos de crisis. Te mostramos cuáles son.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Kioscos, negocios de venta anti-crisis

Un local tipo kiosco, con unas cuantas máquinas expendedoras de cigarros, café, agua, chocolates… e incluso alimentos como moldes de pan y leche, son una opción a considerar para hacer frente a la crisis. ¿Sus ventajas? No hay dependientes, abiertas las 24 horas del día y sin necesidad de obtener un local grande ni una inversión considerable. Por el contrario, deben de estar situadas sí o sí en un sitio céntrico y concurrido para atraer varios clientes a lo largo del día.

2. Gimnasios que soportan la crisis

Aunque no se tenga mucho dinero en los bolsillos, todo el mundo desea estar en forma. Es por ello que los gimnasios son un buen negocio para montar en cualquier momento, no solo cuando hay crisis, especialmente en los meses previos al verano, que es cuando más afluencia reciben.
Pese a que la inversión inicial es muy alta (local, máquinas, monitores…), se puede permitir si se unen con otros socios o se contrata el personal a media jornada y con el alquiler de las máquinas.

Te puede interesar: 4 programas online para financiar tus ideas de negocios

3. Otros negocios para iniciar durante una recesión económica

Una pequeña empresa dedicada al alquiler de vestidos de novia o disfraces es una idea innovadora e incluso prácticamente inexistente en pequeñas ciudades o pueblos. La idea es ofrecer el alquiler por un día de un traje de novio o un caro vestido para disfrazarse, que difícilmente se utilizará en otro momento, lo que permite al consumidor un ahorro importante y a la empresa una rentabilidad muy buena.

Como última idea, cabe comentar los negocios enfocados a clientes con un alto poder adquisitivo. Lo suyo sería ofrecer productos muy determinados y selectos que permitan a este tipo de personas sentirse únicas, puesto que raramente se los pueden permitir otros sujetos más pobres.

Los bienes y productos delicatessen han triunfado en varias ocasiones, un ejemplo podría ser una tienda de jamones de gran calidad, complementando la oferta con vinos “premium”, aceites y patés de alta gamma, etc. Todo está en la creatividad en los negocios.

Vía: comohacerpara.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments