Salsa School, un negocio para bailar y ganar

salsaschool

En nuestro país siempre escuchamos la frase: “del arte no se vive”. Quizá hoy estemos equivocados. Poco a poco todas las facetas artísticas como la escultura, diseño, moda, baile, canto, etc., están demostrando que con pasión, creatividad y mucha constancia las cosas pueden salir adelante. Y sino, vivos ejemplos son Vania Masías, Lucho Quequezana, Gianmarco Zignago, etc. ¿Verdad?

Entonces, sí es posible vivir del arte pero depende mucho de la perspectiva comercial que le podamos proponer sin perder nuestra esencia y pasión. Así ocurrió con Julio Mendoza, Diego García y Olga Valencia, socios de Salsa School, una academia de baile diferente donde la técnica propuesta funciona de a pocos hasta con el cero a la izquierda del baile.

¿Cómo empezó la salsa?

Diego García, director e instructor de Salsa School, nos contó que lleva más de 9 años en el negocio del baile. Su afán por la salsa cubana nació junto a su esposa y socia, Olga Valencia. Ellos conocieron a Julio Mendoza, instructor de baile, con quien formaron la escuela. Iniciaron en un local alquilado en Chorrillos, luego se mudaron a un conocido club de Surco donde hasta hoy imparten sus clases, pero no dejan de soñar y de trabajar por su local propio que esperan pronto se concrete. Los 3 socios actualmente realizan trabajos diversos y hacen otro turno más para que su escuela, que empezó como un hobbie, siga creciendo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1, 2, 3… 5, 6, 7

Personas de todas las edades y niveles en el conocimiento de la salsa ingresan al salón, cada grupo/nivel cuenta con un instructor, suena la música y empieza la hora de aprendizaje de los pasos, primero de manera individual, luego en pareja y si avanzas rápido, en rueda casino (baile grupal). Son aproximadamente 40 parejas de baile las que se llegan a formar por clase con 8 a 9 instructores vigilantes a los movimientos del rítmo salsero del 1, 2, 3…5, 6, 7.  Aquí no hay roches, todos pueden bailar de a poquitos bajo las indicaciones y correcciones de los profesores.

Si puedes caminar, puedes bailar

Diego no concibe la idea que existan personas con dos pies izquierdos. “Son barreras mentales que simplemente limitan tu desarrollo motriz, son miedos o timidez. El baile te ayuda a ser extrovertido y a la larga los temores o la timidez se logran vencer. El baile te muestra diferentes perspectivas como personal individual”. El director de Salsa School afirma que el peor enemigo del baile es la tensión. “Para el baile hay que relajarse y ser constante, la práctica hará que mejores”.

El negocio de la salsa

Cuando le preguntamos a Diego, ¿qué se necesita para un emprendimiento como Salsa School?, nos responde: “3 cosas, tiempo, dedicación y mucha pasión”.  Y esto realmente se aplica a cualquier tipo de negocio que iniciemos. En este caso las cabezas de la escuela buscan “que la gente aprenda divirtiéndose, que pasen un buen momento, que sea el mejor momento de su día. Eso les permite una buena experiencia que los motivará a volver y que nos recomienden con sus amigos”, nos cuenta. Ellos apuntan al baile divertido, donde te puedes relajar. No van a la competencia, a los campeonatos, como otras escuelas que existen en nuestro país.

¿Cuál es la ventaja diferencial?

Diego cuenta que la ventaja que marca la diferencia entre Salsa School y otras academias de baile es que aquí son tratados como seres individuales. “Somos un grupo de amigos, somos una familia, dentro y fuera de las clases”, dice con orgullo el entrevistado. Otro punto es que las clases son personalizadas. Cada instructor enseña a 2 o 3 parejas y no les quita el ojo de encima hasta que el paso salga a la perfección. Tal como menciona Diego, “prefiero como dueño de la empresa no ganar tanto con un alumno, pero que esté contento, feliz, porque ese alumno me va a traer dos o tres más. Entonces yo trato de estar atrás de todos mis instructores y alumnos, de estar pendiente de que todos estén avanzando a la velocidad que requieran”.

¿Y la promoción?

Las clases se promocionan directamente al público por las redes sociales, Twitter y Facebook. Sin embargo, algo que funciona muy bien son los convenios institucionales. Salsa School cuenta actualmente con una cartera de empresas top, que incluyen transnacionales; así como universidades, a las que les ofrecen a través de sus intranets una serie de beneficios para sus clases de baile. A veces desarrollan promociones con Groupon u Ofertop que tienen un buen alcance e impacto.

Visión

En un futuro cercano esperan tener un local propio en algún distrito como San Borja, Surco, Miraflores o San Isidro. En unos 5 años, Diego espera dedicarse al 100% a la escuela y contar con varias sucursales.

Es un hecho que esta familia salsera seguirá creciendo, sólo hay que tener en cuenta las 3 bases para ello: tiempo, dedicación y pasión. Si te animaste a mover los pies con la salsa, prueba con ellos.

Infórmate en: www.salsa-school.com

* Ojo: Si vas a Salsa School y dices que vas por Pymex, tendrás un 10% de descuento sobre los precios regulares. ¡No te lo pierdas!

Entrevista realizada por Denisse Vásquez para Pymex

comments

Autor entrada:

Deja un comentario