Un “hueso de la suerte” que generó más de 4 millones de dólares

Ken Ahroni

¿Cuántas veces han estado comiendo pollo con la familia y aparece el clásico “hueso de la suerte”? Como sólo viene uno de esos huesos, eso se puede convertir en una verdadera batalla campal. Basando en esa premisa, el empresario norteamericano Ken Ahroni tuvo la idea de desarrollar y comercializar una versión de estos huesos hechos de plástico. 

En el año 1999, durante Acción de Gracias, la tan conocida festividad norteamericana, el señor Ahroni se encontró en el predicamento de quién iba a probar suerte al romper dicho hueso. Fue ahí que se le ocurrió crear una versión sintética y comercializarla.

El camino para desarrollar este producto fue arduo, ya que primero debió crear un prototipo y encontrar los materiales necesarios para darle la sensación exacta de estar partiendo un hueso y no un pedazo de plástico. Al comienzo, él tuvo que desarrollar un modelo en 3D para empezar a buscar el tipo de plástico adecuado para la fabricación. Como todos sabemos, el plástico está hecho para durar y no para romperse, lo cual significó un gran reto.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




hueso de la suerte

Luego de probar con varias muestras de distintos fabricantes de plástico, llegó a la conclusión que tendría que crear su propio compuesto, ya que los tipo más fáciles de romper se quebraban en distintos fragmentos que salían despedidos en cualquier dirección, causando posibles accidentes.

Una vez que alcanzó la composición ideal, emprendió un viaje en busca de compradores para el novedoso artículo. “Nos tomamos el tiempo necesario para hablar con quienes tomaban las grandes decisiones en las corporaciones”, cuenta Ahroni. “El proceso de venta a una gran cadena de tiendas es igual que al dueño de una pequeña tienda, sólo varían los tamaños de las ordenes.”

Ahroni no sólo vendía el producto, él vendía una idea. Su enfoque presentaba un mercado completamente virgen de comidas poco satisfactorias que terminaban en una batalla al encontrar sólo un hueso en el plato. Su principal mercado eran los compradores impulsivos y recomendaba poner el producto cerca a las cajas, donde se dan este tipo de compras en un 80% de los casos.

Esta estrategia fue todo un éxito, el producto está presente en más de mil tiendas de todo Estados Unidos, llegando a alcanzar ventas anuales de más de 2 millones de unidades. Este inesperado éxito comercial ha significado ganancias que superan los 4 millones de dólares desde la apertura oficial de la empresa en el año 2004.

Actualmente, la estrategia utilizada por el producto es vender una experiencia. “Nosotros no sólo vendemos un hueso de plástico, nosotros vendemos la unión familiar. Cada año más familias se ven separadas por distintas razones y nosotros devolvemos esa emoción de partir el codiciado hueso en cada festividad.” La mayor parte de sus ventas están concentradas durante Acción de Gracias y Navidad, es decir, en el último trimestre del año.

Esta es la muestra que sólo se necesita encontrar qué venderle a quién y arriesgarse, así como esta empresa pueden haber muchas más.

Aquí les dejamos una breve entrevista (en inglés) a Ken Ahroni, creador del Lucky Break Wishbone.

¿Comprarías este producto? ¿Qué otro producto novedoso conoces? Cuéntanos en los comentarios.

comments

Autor entrada:

Deja un comentario