Cómo ganar presencia en nuevos mercados para exportación

En la actualidad, hay que comprender cómo manejarnos con el nuevo tamaño del mercado a donde vamos a exportar, analizando las áreas que generarán recursos en el futuro siendo una de las posibilidades la de generar negocios hacia el exterior. Por desconocimiento, muchas empresas temen salir al extranjero.

Aquí algunos pasos a seguir en busca de nuevos mercados para exportar nuestros productos:

– Saber si la empresa está en condiciones de exportar. Una adecuada estadística de la empresa posibilitará conocer el volumen de producción y venta de los últimos años, las variaciones producidas en los stocks, así como también, un análisis de costos permitirá definir cuál es el punto óptimo de producción para el cuadro de ventas actual y futuro.

– Sobre si las expectativas del mercado interno son inferiores, se tendrá que verificar que la tecnología actual se adapte a la producción de los bienes destinados a la exportación.

– Si las expectativas futuras superan la capacidad disponible actual, se deberá plantear la posibilidad de incorporar nuevos equipos con el avance tecnológico requerido por el futuro plan de exportaciones.

– La selección de los productos a exportar debería ser una resultante de un estudio producto / mercado, por cuanto, que un bien comercializado en el mercado interno, puede no serlo en el exterior.

Es por ello, que se deberán considerar los siguientes interrogantes:

¿Es un producto versátil, de fácil adaptación o no? ¿De tener que adaptarlo, cuál será su costo? ¿Los insumos necesarios, son de normal abastecimiento? ¿La adaptación, deberá hacerse sobre el producto, o sobre algunos de los componentes? ¿Se requerirá personal de la empresa, o se contratará personal externo?

Estas preguntas necesitan ser respondidas, para poder preparar el producto, y así la empresa, pueda decidir, si va a la conquista de los mercados externos.

Para ciertos productos, lo mejor sería fabricar pocas unidades, y luego, tratar de comercializarlas en el mercado seleccionado. Ahora bien, si la experiencia resulta un fracaso, el intento tiene un menor costo, que el de haber contratado a un especialista en comercialización internacional. Por otra parte, existen empresarios que no reconocen el valor de un estudio de mercado, ésta equivocación tiene sustento, en que si el producto tiene calidad en el mercado interno, y la gente lo acepta y compra, por lo tanto, deberá ser vendido sin dificultad en el mercado externo.

Fuente: Gestiopolis.com

{fcomment}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion