Consideraciones a tomar en un plan de exportación

El Plan de exportación debe ser visto como un instrumento operativo para encarar los negocios. Los objetivos deben ser comparados con los resultados, para medir el éxito de las estrategias emprendidas.

En el desarrollo de un Plan de exportación, es conveniente tener en cuenta las siguientes consideraciones:

¿Qué productos han sido seleccionados para exportar?

¿Características, propiedades, virtudes, utilidad, usos y momentos de consumo?

¿Qué modificaciones hay que efectuar para adaptar el producto al mercado meta?

¿Qué países han sido seleccionados como mercado objetivo?

¿El perfil del cliente?

¿Qué tipo de exportación es el más conveniente (directa o indirecta)?

¿Qué canales de distribución son más convenientes utilizar?

¿Qué particularidades presentan cada mercado objetivo (nivel de competencia, diferencias culturales, barreras a la importación, etc.) y cómo superarlos?

¿Cuál será el precio de exportación del producto y el precio al consumidor final en el país de destino?

¿Cuáles son las etapas operativas que se emprenderán (análisis de mercados, participación en ferias, etc.); quiénes lo harán y cuándo?

¿Cuál será el costo de cada etapa?

¿Cuáles son los tiempos para el cumplimiento del plan y la obtención de los primeros resultados?

¿Qué recursos humanos serán dedicados para la actividad exportadora (al interior de la empresa)?

¿Quiénes son los responsables de cada actividad?

¿Cuál será el método seguido para la evaluación de los resultados?

¿Cómo se utilizarán los resultados obtenidos para realizar cambios o ajustes al plan, de ser necesario?

Fuente: Minag

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion